THE HOST (La Huésped)

ALGUIEN MUEVE LOS HILOS

the-host-poster

No nos engañemos. Conocer a la escritora de la novela en que se basa esta película, la quinta del director Andrew Niccol, pone como poco los pelos como escarpias. Y todos sabemos de quién se trata.
Lo anuncian los pósters, los spots y cualquier forma de promoción de la cinta que nos ocupa. Y no es otra que Stephenie Meyer, la creadora de la saga Crepúsculo. O lo que es lo mismo, la artífice de convertir el mito vampírico en un batiburrillo kitsch de sonrojantes draculines almibarados dispuestos a todo por salvar a su amada en celo de cualquier peligro inminente.Queda claro, por tanto, que Meyer no es sinónimo de calidad cinematográfica.
Y sigamos sin engañarnos; tras ver “The host (La huésped)” podemos confirmar que no estábamos equivocados.
hostAhora bien, olvidemos por un momento que quien escribe esta historia es la autora del exitoso pestiño vampírico, por muy difícil que sea, y vayamos a la premisa de la novela. Porque muchos lo llamarán casualidad (entre ellos yo), pero dicha premisa es, cuanto menos, curiosa y atractiva; una expansión de la original “Invasión de los ladrones de cuerpos” de Jack Finney hacia los sentimientos que estos seres sin alma podrían generar de nuestros propios recuerdos.
Tanto el relato original de 1955 como sus posteriores adaptaciones cinematográficas (principalmente las dos maravillas de Don Siegel y Philip Kaufman) presentaban el terror humano ante una posible invasión extraterrestre vista a través de los ojos de aquellos que luchan por evitar el desastre. Veíamos a los “sustitutos”, a esos seres sin apego ni conciencia desde cierta distancia, dando prioridad a los héroes de la cinta.

La historia que nos ocupa no deja de tener cierta relación, con el evidente y necesario paralelismo que les separa, con aquella rompedora historia, centrándose en los seres resultantes; ¿qué pasaría si uno de ellos empezara a empatizar con los sentimientos del humano que alberga? ¿Podrían esos sentimientos ser tan fuertes que, de alguna manera, reconquistaran el cuerpo sustituido?
Seguramente son reflexiones que, viendo el resultado final, ni interesan e incluso pueden sonar ridículos. Pero es evidente que se ha desaprovechado una buena historia. ¿El motivo? Los torpes y aniñados derroteros por los que la autora decide llevar la premisa inicial. Y uno no puede dejar de plantearse, mientras visiona la ñoña e insípida búsqueda del ser amado de la protagonista, qué podría haber sido de esta historia en manos más competentes y con afán de riesgo.

the-host

Por desgracia, ni la dirección del casi siempre interesante Andrew Niccol (guionista de la soberbia “El Show de Truman”) ni el atractivo elenco encabezado por la demoníaca niña ya crecidita de “Expiación” -Saorsie Ronan- logran mantener a flote este pasteloso y aburrido híbrido juvenil, un producto de estiloso encaje pero falto de solidez, imaginación y entretenimiento, sólo equiparable en calidad a su infumable y pedante hermano vampiro.

Eso sí, no duden de las innumerables e interminables colas en los cines de los más jóvenes de la casa y sus posteriores comentarios maravillados con semejante romance, ignorando que un día, en un futuro no muy lejano, sólo una pregunta les rondará por la cabeza; “¿en qué estaba pensando?”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: