EVIL DEAD, 2013

REGRESO A LA CABAÑA DEL BOSQUE

evil dead 1

Vayamos por partes. Aun a riesgo de perder lectores antes de terminar el primer párrafo, he de reconocer dos cuestiones determinantes a la hora de valorar esta nueva versión del clásico Evil Dead de Sam Raimi: ni soy admirador incondicional del original ni mucho menos enemigo de remakes o de nuevas versiones. Dicho esto, creo que es necesario aclarar ambos puntos.

6En relación al primero, no quiere decir que no aprecie sus más que innegables cualidades. Otra cosa es que la reverencie como una obra magna, considerada así por no pocos expertos del género.
En cuanto a mi voto a favor de los remakes, siempre y cuando estos sean dirigidos con eficacia y proporcionen una nueva visión de la historia ya contada. En definitiva, lo que cualquier cinéfilo exige y que, por desgracia, pocas veces encuentra en el panorama actual. Sin ellos nunca hubiéramos conocido obras capitales como La Cosa de John Carpenter, la inolvidable Invasión de los ultracuerpos (Philip Kaufman)  o la en cierta forma infravalorada Amanecer de los muertos de Zack Znyder.

Por suerte y para sorpresa de muchos, Posesión infernal 2013 pertenece a este último grupo. Un festín gore que deleitará tanto a los fans del clásico original como a los nuevos comensales ávidos de nuevas experiencias, ya que estamos ante uno de los remakes de terror más conseguidos y respetuosos de la última década. Y esto último, sin duda, es el gran (y necesario) acierto de esta nueva versión.

Su director, Fede Álvarez, desarrolla el film de una manera inteligente y admirable; adopta la premisa inicial del clásico aplicando un nuevo enfoque sin que, curiosamente, se pierda un ápice de la esencia inicial. Más bien todo lo contrario; reproduce, treinta años después, los mismos aciertos de aquélla dotándolos de una nueva personalidad, eliminando el aspecto autoparódico y actualizando el eficaz e impactante horror tan característico de la cinta de Raimi.

El resultado final no puede ser más satisfactorio. A pesar de las más que evidentes y lógicas similitudes, nos encontramos ante dos películas completamente distintas. Álvarez ha sido capaz de crear un universo propio, apoyándose en una sobresaliente banda sonora del gran Roque Baños y en una fotografía tan áspera como malsana, artífices de la escalofriante atmósfera que respira el film. Un exceso de casquería y algún que otro desvarío en su tramo final no empañan una cinta que, si bien no es la obra maestra que aseguraban algunos críticos del otro lado del charco, sí se trata de un disfrutable y asfixiante retorno al bosque que tantas pesadillas originó allá por los ochenta.

Y ahora la pregunta que todos nos hacemos al finalizar la proyección: ¿es mejor que la obra de Raimi? Que cada uno juzgue y escoja. La ausencia absoluta de humor y los nuevos frentes que abre la película de Álvarez son claves a la hora de elegir, por parte de un servidor, esta nueva versión.

Posdata para los más mitómanos: no os levantáis de la sala hasta después de los títulos de crédito. Una divertida y nostálgica sorpresa os aguarda al final del sendero…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: