2 GUNS

DOS HOMBRES Y UN DESTINO

2 guns

“Si tus amigos te dan la espalda, haz tú lo mismo”.

Con este lema podría publicitarse perfectamente la divertida propuesta que nos brinda el desconocido director Baltasar Kormákur, contando en el reparto con dos pesos pesados (metafórica y, visto lo visto, literalmente) del cine de acción contemporáneo, el casi siempre magnífico Denzel Washington y el inefable Mark Walhberg. Un pasatiempo entretenido (a veces con un “muy” delante) que recoge el testigo, a su manera y forma, de las buddy films incorporando más dosis de violencia, modernas estructuras argumentales atemporales y, como no podía ser de otra manera, una banda sonora acorde con el chulesco y farolero estilo que destila todo el metraje.

2gunsLa película gana enteros en su primera parte. A pesar de no aportar novedad alguna, se consiguen minutos de ritmo frenético y acción muy bien dirigidos y orquestados, sin mareantes efectos de cámara, acompañados de los socarrones diálogos propios de esta temática en verdad graciosos.
El problema surge cuando se empieza a abusar de tanto giro sorpresa y, como en tantas otras películas, el efecto inesperado se anula, el tedio asoma y uno empieza a percatarse demasiado pronto del pastel. Nada es lo que parece ser, las casualidades y coincidencias chirrían y en ocasiones 2GUNS se toma demasiado en serio una historia, reconozcámoslo, esperpéntica.

Por suerte, retoma el vuelo en los momentos en los que asume su verdadera identidad: cine de acción sin complejos, entretenimiento por entretenimiento, sin más dilación que pasar dos veraniegas horas sentado delante de la gran pantalla a modo de evasión momentánea. Y cuando acepta dicha identidad, la película alcanza su propósito sin dificultad alguna.

2guns 6A esto contribuye uno de los grandes aciertos de la película, tal vez lo mejor de la misma; la inesperada y sorprendente química establecida entre sus dos protagonistas principales. Individualmente, el buen hacer de Washington, ganador dos veces del Óscar por Tiempos de Gloria y Training Day, es de sobra conocido por todos. Lo realmente llamativo es la divertidísima y espontánea caracterización de Walhberg. Sin ser memorable, consigue poner el contrapunto socarrón con gracia y talento, cualidades que hasta ahora desconocía en un actor que me despierta pocas simpatías. En cambio, y a pesar de no ser relevante, mención especial merece la mediocre interpretación de Paula Patton; apática, cuya única expresión se reduce a una bobalicona sonrisa de oreja a oreja que aparece hasta en los momentos más dramáticos.

En resumen, adrenalina sin remordimientos para el último coletazo de acción estival, destinada a reventar taquillas e ideal para aquéllos a los que les ha sabido  a poco un verano menos guerrero que otros años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: