¿QUÉ HACEMOS CON MAISIE?

LOS OJOS DE MAISIE

MAISIE

Resulta muy complicado tratar el tema de la separación conyugal como eje principal de una película sin caer de lleno en los consabidos telefilms de sobremesa, folletines cuya característica básica es la búsqueda de la lágrima fácil a base de exprimir los sentimientos de un agónico y afligido público. Y, todavía más, encontrar una cinta sobre el tema que evite los clichés lacrimógenos más indigestos, aportando originalidad y consistencia a una historia tan trillada. ¿QUÉ HACEMOS CON MAISIE?, adaptación libre de un insólito y lúcido relato de Henry James, tristemente de rabiosa actualidad, pertenecería a ese pequeño grupo que consigue superar, y con nota, los maniqueísmos y estereotipos marcados.

maise-2241.NEFEl divorcio visto en su totalidad a través de una chiquilla de apenas seis años, consciente de todo cuanto le rodea y necesitada de un cariño que sólo encuentra en las parejas de sus propios padres, mucho más preocupados de sus carreras profesionales que del cuidado y atención de su hija. Los ojos de la pequeña (extraordinaria Onata Aprile) actúan como cristal reflejo de tan problemática situación, conmoviendo (y cautivando) a un espectador partícipe de su drama y desconcierto. Conocemos la historia según lo que Maisie ve, escucha y piensa, convirtiéndose en el centro ante el cual giran todos los demás personajes.  Lo sorprendente es que, al final, esa cárcel de aislamiento y fragilidad que esconde su mirada expresa mucho más que cualquier palabra adulta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: