SAVING MR. BANKS

DESCUBRIENDO MARY POPPINS

saving mr.banks

Tal vez sea necesario revisionar con calma la monumental Mary Poppins antes de enfrentarnos a Saving Mr. Banks, la última propuesta de carne y hueso de la productora Disney. E incluso seguramente esté reservada a unos espectadores bastante concretos, como en su día ocurrió con la maravillosa Descubriendo Nunca Jamás; aquellos embriagados por la pizpireta niñera, seguidores de sus aventuras, sus bailes, silbadores inconscientes de sus pegajosos estribillos y conocedores de que tras la simpática historia se esconde una mucho más profunda, más allá de las peripecias de la institutriz con los niños Banks.

Dudo mucho que alguno de ellos se sienta defraudado con esta magnífica y conmovedora película, retrato de la escritora P. L. Travers, la insufrible y tozuda autora de la obra original cuyo traumático pasado fue clave a la hora de dar forma y vida a la mismísima Poppins.

Poco importa la exagerada idealización de Disney. Ni tampoco si la historia no se ajusta fielmente a los hechos. Lee Hancock obra el milagro consiguiendo momentos de verdadera magia, marca de la casa. A esto ayuda unas interpretaciones memorables, empezando por una brillantemente insoportable Emma Thompson, injusta ausente en la carrera hacia los Óscar, y un Tom Hanks soberbio como el propio Disney.
Excelentes todos sus encuentros (en donde la paciencia del creador de Mickey Mouse se verá perturbada por la inflexibilidad de la novelista) y preciosos (y divertidísimos) los momentos vividos dentro de la sala de trabajo junto a los hermanos Sherman. Aunque insisto, posiblemente sea necesario venerar el cuento para apreciar todo su encanto.

Saving Mr BanksMuy bien contada, y más teniendo en cuenta la narración de dos historias paralelas (con la necesaria utilización constante del flashback), nos encontramos ante un viaje poco menos que psicoanalítico a la mente de la propia Travers. ¿Algo almibarado? Seguro. Pero servidor piensa que en esta historia de institutrices aéreas, paraguas parlantes y fantasía es lícito, casi obligatorio imponer, ya se imaginarán, un poco de azúcar.

PD: Atención a los créditos finales. Una sorpresa aguarda tras ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: