LA HABITACIÓN (Room)

EL MUNDO TRAS EL CRISTAL

room

LA HABITACIÓN empieza como un cuento infantil. Una tierna y circense música acompaña la voz en off de Jack, un niño cuya única visión del mundo se reduce a un pequeño y ruinoso cobertizo en el que convive con su madre. A pesar de llevar encerrado desde que esta fuera secuestrada años atrás, y fruto de los abusos que su secuestrador ejerce diariamente sobre ella, para él el habitáculo es su particular País de las maravillas. La joven ha creado un universo ilusorio para apartar a su hijo de la devastadora realidad que les rodea, personificando cada objeto y dando sentido a un lugar demasiado reducido para la cada vez mayor curiosidad del pequeño.

room 2Mientras el cautiverio de ambos podría considerarse una narración casi de terror, su excarcelación, física y emocional, es todo un testimonio de esperanza y superación. Lejos de quedar atrapado en la sordidez que encierran las paredes, el director Lenny Abrahamson opta por la sutileza, por la inquietud que se esconde en los detalles no mostrados, pero sí sugeridos. Y cuanto mayor es su sugestión, mayor es el grado de turbación.

Tras los muros, aparece un frente igual de demoledor: el tiempo de reclusión no ha impedido que la vida exterior siguiera su curso. El mundo que dejó la joven ha cambiado y con él el entorno familiar que creía idílico, haciéndose añicos la tabla a la que se agarró durante su estancia en el infierno. No obstante, que el brusco corte no confunda a nadie: la cinta huye en todo momento de la reiteración y la sensiblería propias de los telefilms de sobremesa. A diferencia de estos, la psicología de sus personajes, a los que dan vida unos impresionantes Brie Larson y Jacob Tremblay, esta trabajada con sumo detalle y veracidad, desde la frialdad de una mujer incapaz de expresar con palabras la factura emocional causada por años de horror a la insólita madurez de su vástago, moldeada por la fortaleza materna. De esta forma, La habitación se revela como un bellísimo, claustrofóbico y finalmente liberador relato de protección recíproca: la primera hora, de una madre por su hijo; la segunda, de un hijo que siente un amor incondicional hacia su progenitora. Y también, sobre las diferentes formas en las que podemos salvar a las personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: