EL OLIVO

EL ÁRBOL DE LA VIDA

el olivo 2

Pocas miradas han mostrado una aproximación tan certera de la crisis que azota a nuestro país y, por consiguiente, de las múltiples caras que se han visto afectadas por la misma, como la que nos muestra EL OLIVO de Icíar Bollaín. Que no engañe su apariencia; bajo su sencilla piel, despejada de pretensiones y ansias rompedoras, la cineasta se adentra con gran veracidad en la descripción de esta familia cualquiera a través de dos tempos narrativos sabiamente elegidos: el pasado, visualizado como una época de bonanza y trabajo; y el presente, lastrado por las disputas originadas por las deudas y los sueños rotos. En su mejor película desde la multipremiada Te doy mis ojos, traspasa los límites del mal llamado cine social gracias al insólito doble sentido de cada uno de sus trazos. Casi todas las vertientes abiertas por Bollaín son concluidas con una alegoría claramente identificable por el espectador, desde la carísima estatua, buque insignia de la libertad, la privatización y el capitalismo (no por casualidad hecha añicos por el personaje de Gutiérrez), al mismo árbol que da título al film, espejo de las vidas simbólicamente cercenadas desde que comenzaran estos tiempos grisáceos.

el olivoY cuando no son las interpretaciones, abanderadas por una brillantísima Anna Castillo, incontestable reflejo de la descorazonadora realidad, y un ya imprescindible Javier Gutiérrez, genial como rudo camionero de buen corazón, es el delicado libreto de Paul Laverty el que toma el mando. Lo que en otras manos hubiera caído en un folletín oprimido por la lágrima fácil, el guionista lo convierte en un sólido, placentero y emocionante recorrido por las raíces del alma, de nuestros antepasados, de la herencia física y espiritual de cada uno de nosotros. Es cierto que El olivo es un relato de perdedores, pero no por ello olvida dotarlo de vitalidad y esperanza, gracias a la última (y no por ello menos importante) baza del film: la redención de sus protagonistas viene servida en forma de atronadoras risas contagiosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: