MONEY MONSTER

NO DEJES DE GRABAR

money 2

El talento de Jodie Foster no debería reducirse únicamente a su labor interpretativa. Con paso firme y una austeridad llamativa en su calidad de estrella, la genial actriz ha mostrado cualidades suficientes como para seguir, con la misma atención, sus proyectos manejados tras la cámara. Su estimulante y autobiográfico debut, El pequeño Tate, película de culto en numerosos círculos educativos, la fallida pero interesante A casa por vacaciones y, sobre todo, la espléndida, incisiva e infravalorada El castor demuestran sus ganas por contar historias diferentes, reivindicativas, cargadas de riesgo sin alejarse por ello del público mayoritario y los cánones narrativos clásicos.

moneys que una crítica a la crisis que aflige al planeta desde la pasada década, la nueva película de la cineasta, MONEY MONSTER, clava su envenenado aguijón en la manipulación sistemática emprendida por los medios de comunicación, condensando algunos de los dilemas que ya profetizó, en 1976, la superior Network, un mundo implacable. Como en la obra maestra de Sidney Lumet, la directora descubre el rostro más infame de la televisión, construyendo un escenario dominado por el dólar y apoyado por unos espectadores, amantes no reconocidos del morbo más indigesto, que vitorean de igual forma programas de consumición rápida como secuestros a punta de pistola en plena retransmisión en directo. Vamos, la realidad más pura y abyecta.

Sin perder la sobriedad de su cada vez más definido estilo narrativo, y fiel a un cine entre lo comercial y comprometido, Foster cuenta esta notable sátira con garra, oficio y nervio, dotándola de una áspera y acertada comicidad negra (entre el cinismo y la parodia voluntaria) y solventando su previsibilidad gracias a la química del tándem Roberts-Clooney y a la ejecución de secuencias reveladoras, siendo la mejor aquella en la que se muestra los diferentes enfoques que puede tener una noticia por muy desagradable que sea su naturaleza, desde la seriedad de la crónica a la frivolidad y el ensañamiento implícitos en los programas del papel cuché.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: