EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS

HISTORIA DE UNA MENTIRA

Hombre

Espía a la antigua usanza, de gabardina impoluta, gafas de sol perennes y cigarrillo en los labios, por pose o vicio, Francisco Paesa pasará a los anales por robar a Luis Roldán el protagonismo, en todos los sentidos, de su infame historia. Pieza clave de los servicios secretos españoles allá por finales de los ochenta, resentido con un Gobierno que le había echado a patadas en sus horas más bajas, encontró en la figura del ex director de la guardia civil un inesperado balón de oxigeno que aliviaría sus dos ambiciones más inmediatas: volver a acumular la fortuna de antaño y ejecutar una venganza contra el sistema que le había traicionado (ríete tú de los desvaríos confabuladores de John le Carré). La crónica de sus hazañas adopta el formato de celuloide gracias a EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS, soberbia aproximación a la figura de este mago de la manipulación y la apariencia. Dirige Alberto Rodríguez, sinónimo desde hace ya varios años de solvencia y calidad.

Hombre mil carasDespués de descubrirnos la cara oscura que se escondía tras los cánticos y rebujitos de la Expo del 92 en Grupo 7 y la insólita América profunda que habitaba a orillas de las marismas del Guadalquivir en esa obra maestra titulada La isla mínima, Rodríguez, empeñado en escarbar en los cimientos desgastados de nuestra democracia, cierra con este largometraje su particular trilogía sobre la historia negra de España. La actual, criada supuestamente bajo los estandartes de la libertad y la honradez. Y lo hace, nuevamente, con una personalidad desbordante, ingenio y credibilidad. Añadiendo buenas dosis de farsa a la opereta, el director juega a su antojo con los sucesos descritos haciendo que estos brillen en pantalla, apoyándose en un, como siempre, magistral elenco interpretativo (desde Eduard Fernández, portentoso y metódico, pasando por un excepcional Carlos Santos, capaz de humanizar a un pieza como El Algarrobo) y en un estilo narrativo y visual que recuerda, y mucho, al mejor thriller argentino coetáneo (la picaresca tiene acento español).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: