EL PORVENIR

LA VIDA SIGUE IGUAL

El porvenir

En un momento de EL PORVENIR, la protagonista, de nombre Nathalie y profesora de filosofía en un instituto francés, afirma que uno es auténticamente dichoso en el camino que lleva a la felicidad. Cuando la alcanza, el sentimiento se difumina y entra en juego la rutina y la pérdida de la ilusión. Posiblemente este pensamiento, principio de la resignación, sea la clave para entender la singular complejidad que reside en el personaje interpretado por Isabelle Huppert; esposa abandonada recientemente por su marido, madre de dos jóvenes ya emancipados e hija de una mujer con evidentes trastornos psicológicos. Su único refugio habita en la calma que encuentra en el mar de libros que pueblan su casa y en los ratos que comparte vivamente con sus alumnos. Aspira a reinventarse, incluso llega a apreciar la libertad total, la misma que había acariciado por medio de sus amados escritos, pero su conformismo, producto de una vida burguesa exenta de complicaciones, es más fuerte que sus propósitos (¿para qué buscar la felicidad sí, al final, no es más que un estado de satisfacción inalcanzable?).

El porvenir 2Como Nathalie, El porvenir vive en una continua zona de confort, en un estado en el que todos los vaivenes de la existencia hay que digerirlos desde una fase de aceptación. Y más que conmocionar, el enfoque (a priori, muy interesante) acaba resultando esquemático y reiterativo, detalles que se pronuncian por la estirada duración del metraje. Es una película sentida, delicada, coherente en todo momento con su premisa, pero de una amargura demasiado pronunciada, mostrando a unos personajes desde una perspectiva tan alejada que su presencia resulta indescifrable y gélida. Tanta, que es muy difícil empatizar con ellos, y mucho menos con los ideales que algunos arrastran. Por fortuna, la luminosidad de una soberbia Isabelle Huppert, el gran amuleto de la cinta, consigue aportar a la cinta la calidez necesaria en mitad de tanta oscuridad. Su forma de actuar, de transmitir la soledad y la incertidumbre ante el futuro incierto, es digna de ser estudiada en toda escuela de interpretación que se precie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: