BLAIR WITCH

REGRESO AL BOSQUE DE LAS SOMBRAS

Blair Witch

Varios años antes de que la celebrada Paranormal Activity volviera a poner de moda la temática del found footage, más conocido por estos lares bajo el epígrafe de películas de metraje encontrado, El proyecto de la bruja de Blair se convirtió en todo un himno de esta corriente y en una de las cintas más exitosas de la década de los noventa. El tiempo, sabio como pocos, acabaría poniendo en su sitio a una cinta sobrevalorada hasta el extremo, de ínfima trama argumental y nulo impacto visual, incapaz de sobrevivir a una impresionante campaña publicitaria (los hechos narrados se dieron por ciertos) cuya influencia directa sobrevino de otro título aún más lamentable si cabe reverenciado, eso sí, por no pocos amantes del gore: Holocausto caníbal. Lo que sí vaticinó, y esto hay que mencionarlo, es cómo el marketing trabajado en unas primerizas redes sociales podía convertirse en el mejor aliado de cualquier director novel, por muchas carencias creativas y narrativas que este presentase.

Blair WitchTras una primera y rutinaria secuela, y fruto de la insufrible corriente actual de exprimir hasta la última gota cualquier éxito mínimamente considerable de épocas pasadas, el cineasta Adam Windgard (precursor de la estimulante Tú eres el siguiente, frustrado intento de resucitar el slasher en el siglo XXI) recupera la fuente de origen adaptándola, con astuto sentido comercial, a las demandas del público juvenil. Como suele ser habitual en estos reboots (o plagios descarados, si lo prefieren), BLAIR WITCH fotocopia en su totalidad el esqueleto narrativo de la reina madre, lo que supondrá una tremenda decepción para sus fans y, lógicamente, para todos aquellos que la consideramos la tomadura de pelo más destacable del cine de terror contemporáneo. No obstante, su conseguida atmósfera forestal y la última media hora, bastante más explícita (por una vez, sugestión no es sinónimo de maestría) y malsana que la original, consiguen momentos de relativo interés, aunque no aporten nada nuevo a un subgénero que, salvo honrosas excepciones (la extraordinaria Rec), pocas veces ha regalado sorpresas verdaderamente memorables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: