AMERICAN PASTORAL

ADIÓS, QUERIDA AMÉRICA

Su traducción en países latinoamericanos no deja margen de duda: AMERICAN PASTORAL, primer trabajo como director de Ewan McGregor es, efectivamente, una crónica más sobre el fin del sueño americano. El American way of life, tan endiosado en los añorados años cincuenta, queda reducido a cenizas en un film que juega a enaltecer, de forma astuta y nauseabunda, los ideales y ambiciones propios de este concepto, presentándonos a una pareja bendecida, cual reyes del baile de graduación, con los mejores dones (él, brillante hombre de negocios y héroe por su pasado deportivo; ella, flamante y envidiada belleza local) y cuyo paraíso de verdes parajes y tardes de campo se derrumba por el talante problemático de su única hija aquejada, además, de un severo Complejo de Edipo.

A pesar de la falta de riesgo habitual en una ópera prima, McGregor imprime carácter y un contundente pulso narrativo sorteando hábilmente los tintes sórdidos de una cinta que, en otras manos, podría haber derivado en un melodrama de amplias desviaciones folletinescas. Su enorme dureza psicológica, la sutileza (perturba más por lo que da a entender que por lo que muestra) y el buen trabajo de su elenco, principalmente de una irresistiblemente desquiciada Jennifer Connelly, componen un producto final imperfecto, sí, pero poseedor de los aciertos suficientes como para rasgar conciencias y nuestros ideales más personales.

Su mayor lastre reside en la comparación con la obra literaria, firmada por la sugestiva y afilada pluma de Phillip Roth. Más esclarecedora y determinante en la unión de la tragedia familiar con su contexto histórico, potencia, hasta extremos sublimes, el gran acierto de su adaptación: la devastadora desmitificación social y moral de los convulsos años sesenta. Representados casi siempre bajo una aureola de felicidad y aires libertarios, el relato no duda en mostrar, en carne viva y sin tiritas, las heridas psicológicas de aquella época a través de los llamados hijos del baby boom, niñatos malcriados, egocéntricos y con aspiraciones de andar por casa seducidos por sectas pseudopacifistas origen, con el tiempo, de la consumación final de la América de los sueños y oportunidades acariciada por sus progenitores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: