LA MOMIA

NO PROFANAR EL SUEÑO DE LOS MUERTOS

Acuñado bajo unas señas de autor claramente identificables (castillos edificados sobre tétricas colinas, relámpagos que aventuraban peligros inimaginables, criaturas de la noche cuyos maléficos rostros se descubrían nada más aparecer la luna llena en el firmamento) y disfrazado de una deliciosa teatralidad que ocultaba las carencias materiales propias de la época, el universo que creara, allá por los años treinta, la productora Universal a partir de los relatos de monstruos más celebrados de la literatura fantástica constituye, inequívocamente, los cimientos sobre los que se asientan los orígenes del mejor cine de terror. Inadaptable en nuestros días, principalmente por su estética evidentemente trasnochada y una libertad creativa incomprensible en la industria actual, su inolvidable colección de películas (con el díptico de Frankenstein de James Whale a la cabeza) se ha convertido en la última víctima de la enfermiza moda hollywoodiense de actualizar, o más bien explotar, cualquier producto de antaño respaldado por el gran público. Eso sí, como era de suponer, y a pesar de venir presentada por un trailer en el que se recogen, a modo de collage, escenas míticas de sus mejores propuestas, cualquier parecido de esta nueva hornada de films con los clásicos originales es, y será, fruto de la pura casualidad.

LA MOMIA (primera entrega de este dudoso repertorio) nada tiene que ver con las evocadoras fantasías perpetradas por la compañía décadas atrás más allá de su protagonista de ultratumba, asemejándose más al cine espectáculo de acción y, por ende, a la aventuras familiares influidas por la imaginería spielbergiana que dirigiera Stephen Sommers a principios de milenio (las muy divertidas The Mummy y Van Helsing). El problema, además de la decepción ocasionada por tan engañosa publicidad y la falta de respeto hacia su hipotético modelo de base, es que patina de forma estrepitosa en los tres frentes en los que, supuestamente, debería destacar: la pésima ejecución de sus escenas trepidantes, redondeadas, cómo no, por cantidades desorbitadas de CGI; un humor que produce auténtica vergüenza ajena (visible en los chascarrillos y alusiones sobrenaturales a la genial Un hombre lobo americano en Londres); y, sobre todo, su infame intento de llevar las mencionadas monster movies a una dimensión próxima al celuloide de superhéroes facturado por Marvel y compañía, una decisión que sólo se puede entender desde una vertiente puramente económica y que, seguro, provocará urticaria entre los seguidores más devotos de este subgénero.

Plagada de tópicos y situaciones mil veces manoseadas, sólo el narcisismo que procesa un exultante Tom Cruise, rey declarado de la función y contagiado por la euforia del Síndrome de Peter Pan, evita que la producción caiga en el mayor de los desastres.

Anuncios

2 comentarios to “LA MOMIA”

  1. No esperaba a un actorazo como russell crowe en pelis asi🤔la critica la esta pintando fatal…https://mirinconcinefilo.wordpress.com/2017/06/08/nunca-digas-su-nombre/

  2. Cierto es que la crítica la está poniendo fatal pero a mí, sin ser en absoluto un crítico de cine, me gustó muchísimo oye. Para gustos los colores. A mí me parece que esto del Dark Universe tiene buena pinta y creo que en esta película sobresalen tanto Sofia Boutella como Russell Crowe.
    https://sofamantaypeliblog.wordpress.com/2017/06/12/la-momia-monstruos-y-risas-buen-rato-asegurado/
    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: