WONDER WOMAN

UN NUEVO AMANECER

Adiós a los héroes marcados por el derrotismo, la psicología freudiana de ocasión y el patetismo existencialista; bienvenidos los nuevos líderes de sueños inalcanzables, de metas que sobrepasan los límites del raciocinio humano, de esperanzadoras ilusiones por construir un mundo más puro y mejor. Ha costado sudor, lágrimas y algún que otro tropiezo en taquilla pero, por fin, DC Cómic ha decidido romper artísticamente con el universo iniciado en la fallida El hombre de acero para ofrecer un nuevo envoltorio mucho más pulido, sólido y rico en matices, arriesgando en la imposición de una renovada filosofía cinematográfica tan acertada como sugestiva: retomar el clasicismo, estructural y argumental, de este subgénero tan mancillado en los últimos años.

Y es que WONDER WOMAN, su última y celebrada propuesta, es, ante todo, un apabullante viaje a los orígenes del mejor cine de superhéroes. En ella habitan las emociones vertidas por Richard Donner en su ya mítico Superman, el colorido, la esencia y la capacidad de orquestar escenas de enorme calado entre el público consumidor de esta temática (la emocionante media hora final, todas y cada una de las escenas de lucha de las amazonas), homenajeando, de rebote, a ese cine fantástico imperante a finales de los setenta que tantas ilusiones despertaba en las jóvenes generaciones de entonces. Y en los adultos que los acompañaban.

Basta con analizar la fisionomía psicológica de su personaje principal, interpretado por una exuberante y arrolladoramente encantadora Gal Gadot: una heroína feminista (sin que este aspecto quiera ser resaltado en ningún momento, de ahí su mayor trascendencia) moldeada a la antigua usanza, más terrenal que mesiánica y tremendamente respetuosa con las viñetas, que sigue creyendo en el humanismo por encima del mal absoluto. Es decir, en los mismos intereses que capitaneara el inolvidable Christopher Reeve en la epopeya de Donner y, de igual forma, el celuloide utópico de la época.

Rematada por una brillante banda sonora, el film de Patty Jenkins se consolida, con toda justicia, como la mejor película de la compañía desde los tiempos de El Caballero Oscuro. Una aventura épica que invita a recuperar nuestra capa de superhéroe y la magia visceral de nuestras fantasías más añoradas, constituyendo el soplo de aire fresco que con tanta urgencia demandaba el género. Y el gran público.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: