LA CASA TORCIDA

CLUEDO PARA PRINCIPIANTES

La perversa, intrincada y afiladísima pluma de Agatha Christie no ha tenido excesiva suerte en el cine. Salvo honrosas excepciones, ejecutadas por cineastas de una brillantez intachable, llámense Sidney Lumet o Billy Wilder (la excelsa Asesinato en el Orient Express y la impecable Testigo de cargo), prácticamente la totalidad de sus adaptaciones, esquemáticas y afincadas en un trasnochado estilo forzadamente glamouroso, han preferido apostar por el carisma de su plantel de estrellas, formado casi siempre por una confrontación generacional de actores de renombre (algunos en su ocaso interpretativo) con otros en pleno esplendor de sus carreras, más que en la solidez costumbrista y en el maquiavélico encanto presentes en las intrigas palaciegas de base.

LA CASA TORCIDA, cuestionable puesta de largo cinematográfica de una sus obras más alabadas, se estrena pocos meses después de la sorprendente y estupenda revisión que el director Kenneth Branagh realizara del mencionado clásico Asesinato en el Orient Express. Y qué mejor que recuperar aquella película para remarcar los fallos acaecidos en esta torpe y poco inspirada traslación fílmica: mientras la cinta de Branagh asumía riesgos y proporcionaba un entretenimiento de altura, libre de pretensiones y pletórico en su recuperación de un estilo abiertamente “retro”, la película que nos ocupa, dirigida por el insípido Gilles Paquet-Brenner (La llave de Sarah, Lugares oscuros), es incapaz de sobresalir más allá de un empaquetado acartonado, bochornoso en su anticuada puesta escénica (visible en el contraste de unas estancias que tratan de reflejar la personalidad de sus inquilinos, unas decoradas a la antigua usanza, otras próximas a la pomposidad plasmada en los capítulos más esperpénticos de la serie American Horror Story), y de una historia, de ser fiel al libro, ausente de la lucidez y creatividad tácita de la escritora inglesa.

Desgraciadamente, los peros no acaban aquí. Sorprende, y mucho, que un guionista de la talla de Julian Fellowes, artífice de libretos tan fascinantes e indistinguiblemente británicos como Gosford Park o Downton Abbey, haya adaptado el relato con con tan poca gracia, con tan poco corazón. Tampoco ayuda la dirección de Paquet-Brenner: ni es capaz de extraer la sangre a ninguno de sus personajes, presentados uno a uno durante los primeros e interminables cuarenta minutos e infectados por los patrones más enfáticos del cine clásico de suspense (la viuda atractiva y voluptuosa, los sirvientes de porte noble y aspecto amenazante…) ni destaca en la planificación de las secuencias clave. A excepción de una lograda escena musical con ecos, por colorido y temática, del Suspiria de Dario Argento, el director nos obsequia, durante las casi dos horas de metraje, con unos enrevesadísimos e incomprensibles tiros de cámara y una fotografía que, más que brillar, acaba resultando cegadora.

Como ya ocurriera en los largometrajes de los años setenta, lo más destacable del film radica en la supuesta sorpresa final. Pero para quienes llevamos años empapándonos de la imaginaria de Christie, de sus juegos del gato y el ratón y de unas tramas englobadas en el subgénero Whodunit, posiblemente la respuesta al enigma, menos complicada de lo que parece, deje una sensación de gran decepción en los labios.

Anuncios

Una respuesta to “LA CASA TORCIDA”

  1. Me encantan agatha christie y glenn close 😃https://mirinconcinefilo.wordpress.com/2018/04/12/aniquilacion/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: