Archivo para Abbey Lee

LA TORRE OSCURA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , on agosto 17, 2017 by Gonzalo Contreras

EDIFICACIONES INESTABLES

Autor de algunas de las obras más importantes de la literatura moderna norteamericana, y siempre a la sombra de sus magistrales historias de corte sobrenatural, Stephen King y su amalgama de pesadillas, escalofríos y traumas de niñez han engendrado tantas sonrisas como lágrimas en formato de celuloide. Si bien varias de sus narraciones, brillantes en papel, no han encontrado una cobertura fílmica que les haga justicia (la pasadísima Ojos de fuego, El cazador de sueños), muchas se han convertido, por méritos propios, en estandarte de varias generaciones de cinéfilos, ya sea en materia de horror (El resplandor, Carrie, la reciente La niebla) o en su vertiente melodramática y de suspense (la imprescindible Cuenta conmigo o las semidesconocidas Eclipse total y Verano de corrupción). Podríamos decir, incluso, que hay una desmembramiento radical en la calidad de dichas adaptaciones. No se trata del manido “o las amas o las detestas”. Realmente, unas sobrevuelan hacia cotas de absoluta maestría, capturando hasta los dilemas sociales (y poco explícitos) expuestos en el material de origen; otras, en cambio, hacia un infierno más profundo que las lúgubres y decrépitas invenciones del escritor. El término medio en el caso de El rey del terror es, pues, inexistente a nivel cinematográfico.

LA TORRE OSCURA, primera parte de una hipotética saga de largometrajes, no sólo corrobora dicha fragmentación; también, la idea probada de que cuando una película no encuentra un equipo artístico que sepa interpretar la obra literaria el resultado puede convertirse en algo completamente opuesto a las palabras del sabio creador. Una cosa es adaptar libremente (con licencias creativas inclusive) la novela, una de las más personales e inclasificables de King, y otra muy diferente tergiversar su mensaje y espíritu. El director Nikolaj Arcel, incapaz de poner en imágenes sus desvaríos metafísicos, opta por aglutinar varios de los tomos anteponiendo los elementos más comerciales, ruidosos y característicos del blockbuster y desechando, con ello, la magia críptica de la historia, clave para dar sentido a un relato, siendo justos, de difícil traslación a la gran pantalla. Un hecho que recuerda, en términos puramente teóricos, al crimen perpetrado por Wolfgang Petersen en su infantiloide La historia interminable.

El producto resultante es un cóctel de demasiadas y no reconocidas pretensiones, menos enrevesado que el modelo original pero caótico en su estructura, que habría quedado estupendamente bajo las directrices sanas y poco ortodoxas de la serie B y que se estrella al querer jugar en ligas mayores. Como entretenimiento alternativo, eso sí, el espectador disfrutará buscando las múltiples referencias al universo del prolífico narrador camufladas a lo largo del metraje, sin duda lo mejor de la cinta: fotografías espectrales de hoteles en temporada baja, un póster de una antigua diva cinematográfica, apellidos que rememoran a viejos e inolvidables amigos e, incluso, un Plymouth Fury de 1958 con hedor a muerte en su capó.

Anuncios

THE NEON DEMON

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on noviembre 23, 2016 by Gonzalo Contreras

LA BELLEZA EFÍMERA

The Neon Demon

A Nicolas Winding Refn, director consagrado por el éxito crítico y comercial de Drive, le basta un único plano de abertura para desvelar las intenciones finales de THE NEON DEMON, su última propuesta cinematográfica: la protagonista (una virginal Elle Fanning), acicalada para una sesión fotográfica con un electrizante vestido de temporada y pomposo maquillaje, yace ensangrentada en un sofá vintage mientras los flashes inundan la gran pantalla. Dicha imagen, en donde la joven es devorada alegóricamente por la cámara del fotógrafo, emulando el espíritu voyeur de la imprescindible Peeping Tom, ejemplifica, como si del mito de Fausto se tratara, el incalculable precio que hay que desembolsar (la venta de la propia inocencia) para convertirse en flamante reina de la alta costura.

The Neon DemonEl descenso a los infiernos (tema casi imperial en el cine del realizador) que propone esta demoledora y, a ratos, fascinante radiografía del mundo de las pasarelas, protagonizado por una Blancanieves moderna de envidiable belleza absorbida por la frivolidad del medio y rodeada de madrastras de impoluta (y estirada) piel, se enfatiza gracias a su hipnótico envoltorio de fábula de terror a medio camino entre el cine vampírico de la década de los ochenta (con El ansia y su estética de videoclip como buque insignia), el cromatismo y la poliédrica geometría de Suspiria y las tesis sobre el esclavismo y la vanidad reinantes tras los focos expuestas por David Cronenberg en la reciente Maps to stars.

Refn echa toda la carne en el asador consiguiendo su largometraje más maduro e indomable hasta la fecha. Tanto, que su visionado no es apto para todos los estómagos, de ahí su cruel (e injustificado) recibimiento en el pasado Festival de Cannes. Fatalismo, abstracción y brujería (guiño incluido al baño de sangre de Lucía Bosé en Ceremonia sangrienta) se dan cita en una montaña rusa de sensaciones contradictorias, que van desde la repulsión y pretenciosidad de algunas de las tomas al innegable hechizo que respira su colección de oníricas instantáneas. Destrozarla por sus imperfecciones y extravagancias, germen de la mente críptica del cineasta, no es una tarea complicada; negar sus virtudes, en cambio, evidencia una ceguera de prejuicios ante una narración de cautivador y barroco magnetismo.

MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , on mayo 15, 2015 by Gonzalo Contreras

APOCALIPSIS APOTEÓSICO

mad max

Salvaje, atronadora, el cine espectáculo llevado a su máxima expresión. Muchas horas después de su visionado, sus imágenes todavía “descarrilan” en mi recuerdo. La cuarta entrega de la contracultural Mad Max, salvajes de autopista, exponente fundamental del llamado cine de culto y cinta que encumbrara, con permiso de armas letales, a Mel Gibson como prototipo del héroe de acción, ha dado la campanada hasta extremos alucinógenos, ni siquiera soñados por los propios admiradores. Seguramente mucha parte de culpa la tenga su director George Miller, realizador de la saga original y fiel defensor, desde tiempos ya lejanos, de revitalizar la trilogía con una nueva entrega. Como padre creador, conoce perfectamente los mecanismos y engranajes de su criatura, potenciando sus cualidades artísticas más conseguidas y perdurables e ignorando aquéllas más desafinadas, tan abundantes en su rimbombante tercera parte. Sobre el papel, la apuesta no puede ser más jugosa; en pantalla, Miller consigue lo impensable: reconciliarnos con las secuelas tardías, gracias a su hábil conjunción de nueva entrega y reboot “todo en uno”.

mad max 2¿El mejor blockbuster del año? Atendiendo a la fórmula calidad – exhibición, probablemente no encontremos nada igual. Brillante, adictiva, agotadora, una burrada milimétricamente calculada, visualmente apoteósica. ¿Su secreto? No sólo recupera el espíritu ochentero y de serie B tan característico de la saga sino que lo actualiza con gran inteligencia, adaptándolo a las demandas de las nuevas generaciones. Una película que huele al mejor y más polvoriento western, a las grandes aventuras circenses, a clásico instantáneo, de la que uno sale exhausto, con la adrenalina disparada. Los fans, seguramente, ya se estarán frotando las manos; los nuevos, seguro, no se harán esperar.