Archivo para Allison Janney

YO, TONYA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on febrero 19, 2018 by Gonzalo Contreras

ROMPIENDO EL HIELO

A los Oscar les gustan los biopics. Si no lo tienen claro, echen un ojo a ediciones pasadas de la ceremonia: acompañando a la propuesta indie del año, esa de la que todo el mundo habla en el momento de su concepción y que el tiempo desvanece de nuestra memoria pasada la gala, y a la producción afroamericana de ocasión, presente para evitar las críticas feroces de los académicos más pseudoprogresistas, se cuela, en las categorías principales, la típica película que trata de ensalzar (o en algunos casos, desmitificar) la figura de un personaje emblemático y clave en el terreno de su profesión. Sus características de concepto y fondo son fácilmente identificables: condescendencia en su tratamiento, remarcada, además, por un academicismo mal entendido, pomposo y falsamente emotivo; una descripción lineal de los hechos, ejecutada con más comodidad que riesgo; y, principalmente, una interpretación del actor que lo interpreta, casi siempre condecorada con la preciada estatuilla, más mimética que excepcional.

Este año, contra todo pronóstico, parecía que iban a ser dos los largometrajes de esta materia que entrarían en las candidaturas principales. Por un lado teníamos El instante más oscuro, retrato de los días más negros del mandatario Churchill y su lucha contra el Régimen nazi en plena Segunda Mundial, dotado, hasta el hastío, de las dudosas virtudes expuestas en el anterior párrafo; por otro, la cinta que nos ocupa, YO, TONYA, complejísima fotografía de la polémica patinadora americana Tonya Harding transcrita en formato de falso documental, excitante en su diseño visual e indomesticable en su provocadora narrativa. Finalmente, solo uno de ellos ha logrado formar de esta poco sorprendente carrera de premios. Imagino que ya habrán deducido cuál es.

Reflexiones aparte, ¿qué hace que esta cinta sea uno de los espectáculos más inteligentes, irreverentes y ásperos de la temporada? Precisamente, la sustitución de los artificios y los estereotipos aceptados por este género tan benevolente en favor de la lucidez creativa. “A los americanos se les ama y odia a partes iguales. Tonya era cien por cien americana”– con esta aseveración, expuesta en los primeros minutos de metraje y toda una declaración de intenciones de lo que veremos seguidamente, se presenta orgullosamente una opereta pletórica en su transgresión de los estandartes narrativos y en su feliz combinación de géneros, desde la prosa desquiciada, musical y camorrista impresa por el Martin Scorsese de Uno de los nuestros (ruptura de la cuarta pared incluida) a la elegancia y el humor endiabladamente negro de los hermanos Coen. En ella cabe de todo, y todo abordado con personalidad propia, única.

Amenizada de forma impecable (sí, se me acaban los adjetivos entusiastas) por Margot Robbie y Allison Janney, maquiavélica metamorfosis de la Margaret White de Carrie, sin Biblia en mano pero con pájaro al hombro cual temible pirata de los mares, el film sobresale, igualmente, en el osadísimo tratamiento que otorga a situaciones tan peliagudas como el maltrato infantil o la violencia de género y en la descripción del patetismo y el espíritu gañán reinante en esa América profunda que todavía late en El país de las libertades, culminada con una antológica secuencia final en donde se refleja, como en pocos relatos, el paralelismo y la dualidad existente entre el sueño americano y la más sangrienta realidad. Y esto, en los tiempos que nos ha tocado vivir, lastrados por el insoportable hedor de lo políticamente correcto, tiene un mérito incalculable.

Anuncios

LA CHICA DEL TREN

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on octubre 19, 2016 by Gonzalo Contreras

DESCARRILAMIENTO CON VÍCTIMAS

Chica del tren

Dias antes del visionado de su adaptación cinematográfica, y fruto de las incesantes críticas positivas, las cuales la encumbraban como el thriller literario del momento, me acerco a las páginas de LA CHICA DEL TREN con la esperanza de encontrar gran parte de la maestría prometida por no pocos lectores de confianza. Ya sea por las altas expectativas o por una simple desconexión con el relato en cuestión, mi decepción no tarda en aparecer ante una narración ciertamente original en su tratamiento pero de alarmante ausencia de contenido, olvidable a corto plazo, incapaz de sobrepasar la categoría de best-seller de ocasión y cuyas reminiscencias torpemente rescatadas, desde Patricia Highsmith y el espíritu indiscreto de Hitchcock pasando por la reciente Perdida de Gillian Flynn, son tan descaradas como vilmente masacradas.

Chica del trenEstá claro, pues, que el gran inconveniente del largometraje que nos ocupa reside en el libreto de origen. Por desgracia, ahí no queda todo. Como si de un mal anunciado se tratara (ya saben el dicho: la novela es mejor que la película), los defectos de fábrica se agudizan intensamente en su traslación a la gran pantalla. Su director Tate Taylor, especializado en productos no aptos para diabéticos (su mejor trabajo hasta la fecha es Criadas y señoras), desconoce la esencia de un género que le queda demasiado grande, presentando un producto a a caballo entre el folletín salpicado con notas criminales y el melodrama más exacerbado. Todo resulta postizo, apático, desde la descomposición vacua de sus personajes femeninos (me río de la misoginia figuradamente exhibida en la citada Perdida) hasta su forma rastrera de estirar los códigos básicos del suspense.

Involuntariamente cómica, próxima a los telefilms de sobremesa del fin de semana pero con afamados (y descolocadísimos) actores, La chica del tren se descubre como uno de los espectáculos más pobres, insufribles y absurdos de los últimos años. Tanto en papel como en celuloide.

EL HOGAR DE MISS PEREGRINE PARA NIÑOS PECULIARES

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , on septiembre 30, 2016 by Gonzalo Contreras

EL BUCLE DE LOS NIÑOS PERDIDOS

miss

En estos tiempos convulsos, en los que resulta tan sencillo criticar el prestigio de un gigante como Tim Burton, verdaderamente anclado en un bucle de sabrosas ideas pero fallidos productos, no está de más recordar su indiscutible trono como mayor ilusionista cinematográfico de finales del siglo pasado. Creador de un universo propio, dominado por el expresionismo alemán y la subcultura gótica y poblado por seres heridos, atrapados bajo máscaras inspiradas en el monstruo de Mary Shelley (la mayoría álter ego del propio director), su capacidad de fabulación ha derivado en algunas de las fantasías más recordadas de las décadas de los ochenta y noventa.

Sus inolvidables Batman, Bitelchús y Mars Attacks! dan buena cuenta de ello. Y aunque a sus detractores les produzca urticaria esta afirmación, incluso ha dejado su firma en un buen puñado de obras maestras, tales como Ed Wood, Big Fish, Eduardo Manostijeras y Sleepy Hollow (sí, Sleepy Hollow). Desgraciadamente, su llama creativa parece haberse apagado con el nuevo milenio. Ya sea por una ambición desmedida (Alicia en el país de las Maravillas), cierto estancamiento creativo (la desconcertante Big Eyes) o repetición de esquemas (Frankenweenie), el otrora enfant terrible de Hollywood no acaba de rematar unos proyectos de encargo, aparentemente, óptimos para cobrar vida audiovisual según sus cánones peterpanianos.

Miss PeregrineAl igual que sus trabajos menos aplaudidos, EL HOGAR DE MISS PEREGRINE PARA NIÑOS PECULIARES es un continuo quiero y no puedo. A Burton le ha salido una película extraña, desigual. Con atmósfera, pero vacía de sorpresas; con potencial, pero sin la consistencia de sus mejores relatos. Los que han leído la novela, me dicen que el director ha rehecho las últimas páginas en beneficio de su personal estilo. Curiosamente, le identifico más en el primer tramo de cinta que en el desenlace, sujeto a las tácticas abusivas del CGI y al show de un Samuel L. Jackson totalmente desatado. Al final, ni me atrapa tanto viaje en el tiempo, camuflaje de severos agujeros de guión, ni empatizo con una historia de amor que nunca llega a poseer la lírica requerida, directamente porque los inexpresivos Asa Butterfield y Elle Purnell impiden que te creas su romance.

No obstante, y esto gustará a los seguidores más entusiastas de Burton, es la primera vez en muchos años (quizá, desde la infravalorada Sweeney Todd) que su magia sale a flote. Con cuentagotas, eso sí. Secuencias como la del barco hundido o la estampa de la joven flotando cual cometa en el aire (tan Big Fish) dejan constancia de que el corazón del cineasta sigue palpitando, en letargo, a la espera de un proyecto capaz de reunir la solidez de antaño con sus más geniales excentricidades.

EL CAMINO DE VUELTA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , on octubre 20, 2013 by Gonzalo Contreras

LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO

CAMINO 3

Muchas veces, pasado meses después de su estreno, descubrimos como por arte de magia ciertas películas “pequeñas” pero de gran calado emocional visionándolas en dvd’s o incluso en algún pase televisivo.
Cintas sin pretensiones y sin publicidad alarmante, pero de una profundidad superior a la media de recomendaciones que hemos escuchado a lo largo del año. Lo que podríamos llamar películas del fenómeno “boca a boca” o “boca a oreja”, para entendernos.
Atónitos y entusiasmados ante lo visto, sólo una pregunta se nos viene a la cabeza; ¿cómo se me pudo escapar en su estreno cinematográfico semejante obra?

Algo me dice que EL CAMINO DE VUELTA  es, o mejor dicho será si no se remedia, el ejemplo perfecto de este tipo de films. Una cinta sencilla, al igual que lo fue su hermana gemela Pequeña Miss Sunshine, pero encantadora, fresca e inteligente. Un brillante pasatiempo veraniego, posiblemente la gran sorpresa indie de la temporada.

Cierto es que, como en muchas de estas producciones, una sensación de dèja vu sobrevuela en el conjunto; vacaciones de verano, un precioso pueblo con vistas al mar, joven marginado con problemas de autoestima… Pero poco importa.
El director Nat Faxon sabe conjugar todos los elementos de los que dispone creando un sólido entretenimiento en donde la trama dramática se compensa magistralmente con la más divertida, situada en un alocado y genial parque de atracciones acuático dirigido por el excéntrico Owen, personaje al que da vida Sam Rockwell.

WAY-WAY-BACK5.jpgEl actor está hilarante como contraste al drama familiar que vive Liam James, verdadero protagonista víctima de un insoportable padrastro (Steve Carrell) y a quien nadie entiende ni se molesta en comprender. Ni siquiera su madre, una siempre perfecta Toni Collete más entregada a su nueva relación que al cuidado de su hijo.

Apoyada en una música estival y nostálgica, especial mención tiene la impagable parte cómica de la cinta, plagada de momentos memorables como un divertidísimo atasco acuático y la posterior búsqueda de un héroe que lo solucione al son de Bonnie Tyler, sin CAMINO 6olvidar la parte más emotiva a cargo del protagonista y la joven promesa Annasophia Robb, cómplices del drama que supone su desestructurada vida familiar.

Un verano inolvidable, una película inolvidable, de las que sales del cine con una sonrisa de oreja a oreja. Emotiva y conmovedora, un sorpresón mayúsculo muy a tener en cuenta que corre el riesgo de pasar desapercibida ante tanta superproducción reciente.

Por suerte, todavía estamos a tiempo de evitarlo.