Archivo para Bryce Dallas Howard

ROCKETMAN

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on mayo 29, 2019 by Gonzalo Contreras

EMPIEZA EL ESPECTÁCULO

Durante los años setenta, y gracias a cineastas como Ken Russell, Brian De Palma o Norman Jewison, el género musical abordó nuevos conceptos estéticos y narrativos fuera de los cánones propios del Hollywood clásico. Drogas, sexo, rock & roll o el mismísimo espíritu hippie se mezclaban en un cóctel cinematográfico, a veces reivindicativo, otras puramente comercial, fruto de los aires de cambio que respiraba la sociedad de la época y, por ende, la propia industria audiovisual. Sin duda, el rey de la temática fue el coreógrafo y realizador Bob Fosse, por aquel entonces eminencia indiscutible en los escenarios de Broadway. Primero, con Cabaret, monumental aproximación a los pecaminosos ambientes nocturnos de un Berlín en pleno ascenso del fascismo; y siete años más tarde, con su obra maestra Empieza el espectáculo, una película menos celebrada entre el gran público, precisamente, por su sordidez, salvajismo y ruptura con los estandartes tradicionales.

El ocaso de un famoso coreógrafo musical, álter ego del propio director, servía a Fosse para componer, con ciertas reminiscencias al Ocho y medio de Fellini, un triste y demoledor retrato sobre el oscuro universo de decadencia y entrega que se esconde más allá de las bambalinas. Y esa estructura autodestructiva, en donde el protagonista se enfrenta cara a cara con sus miedos, adicciones, vicios y e incluso a la propia muerte, es aprovechada por el director Dexter Fletcher en su esperadísima ROCKETMAN, un producto lejos de las pretensiones y la carga autorial del show de Fosse pero con la suficiente audacia y potencia como para convertirse en una obra mayor, de contagiosa rebeldía y fuerza escénica.

A diferencia de la también espléndida Bohemian Rhapsody, cinta finiquitada por el propio Fletcher tras los escándalos sexuales de su realizador inicial, Bryan Synger, y con la que únicamente comparte su condición de biopic, Rocketman ahonda en la vida del cantante Elton John describiendo, sin ningún tipo de complacencia, las sombras que persiguieron durante varias décadas al artista, sus traumas infantiles, los excesos con todo tipo de estupefacientes y el miedo a que su homosexualidad trascendiera a la opinión pública. Y la propuesta, brillantemente hilvanada hacia un final terapéutico, se celebra por dos factores íntimamente ligados: la interpretación de Taron Egerton, viva imagen del maestro de ceremonias tanto en su faceta mímica como melódica; y su capacidad de capturar, por medio de sus apuntes oníricos y divertidamente psicodélicos, la magia de las letras de las canciones (casi todas prodigiosas) en la gran pantalla.

Anuncios

PETER Y EL DRAGÓN

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , on agosto 12, 2016 by Gonzalo Contreras

RECUPERANDO LA MAGIA DE ANTAÑO

PETER 3

Pete´s Dragon (1977), aquí Pedro y el dragón Elliot, pasó a engrosar rápidamente la lista de películas Disney que entremezclaban imagen real, dibujos animados y números musicales (metidos a presión casi siempre) cuyo propósito más inmediato era el de repetir, de forma tardía, el impresionante éxito comercial cosechado por Mary Poppins a mediados de los años sesenta. De hecho, no dejaba de ser una historia de formulaciones parecidas, sustituyendo a la pizpireta niñera de sonrisa Colgate protectora de niños carentes de afecto por un dragón de aspecto bondadoso y cálido corazón. El tiempo, lamentablemente, no fue igual de benevolente con esta variante, a pesar de reunir los encantos de las producciones clásicas más satisfactorias de la compañía.

PETERRecordado casi exclusivamente por los pocos que tuvimos la suerte de crecer con su simpatía y melodías, su sorprendente resurrección conlleva un matiz a resaltar: la nueva PETER Y EL DRAGÓN adopta, únicamente, el título en su versión original, alejándose de forma considerable de los esquemas propios del remake. No obstante, si bien estamos ante una película diferente, sí rescata, con enorme destreza, el sabor añejo de la original y, en consecuencia, los principios y valores que marcaron la línea de muchas de las propuestas de Walt Disney de aquellos años, principalmente la alegoría ecologista y la exaltación de la amistad y la familia.

Brillante y atrevida en su concepto de entretenimiento de otro tiempo, afianzado por los acordes countries de una banda sonora espléndidamente adherida al metraje, y realizada con cariño, imaginación y un respeto escrupuloso hacia el público infantil, compararla con la primera versión sería caer en un error innecesario, siendo ambas cintas complementarias y sólidas por separado. De hecho, posiblemente este verano no encontremos una aventura familiar tan mágica y deliciosa como la aquí presente.

JURASSIC WORLD

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on junio 12, 2015 by Gonzalo Contreras

DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS

JURASSIC WORLD

Intento de resucitar la millonaria franquicia que iniciara, allá por principios de los noventa, el Rey de Midas Steven Spielberg con la mítica (y extraordinaria, pese a quien le pese) Jurassic Park. Si bien es respetuosa con el material de partida, y bajo la falsa apariencia de producción sin pretensiones, el nuevo parque trata de ser más grande, pirotécnico y emocionante que la primera entrega sin conseguir ni uno solo de los objetivos marcados. Por contra, acaba resultando aparatosa y previsible hasta extremos preocupantes (vale que el factor sorpresa esté perdido, pero eso no se quiere decir que no se pueda apostar, aunque sea un poquito, por la originalidad y el riesgo).

JURASSIC WORLD 2Con una primera hora inestable, a ratos soporífera, cargadísima de un sentimentalismo propio de las producciones del peor Chris Columbus, la película coge (algo) de oxígeno a partir del ecuador, a pesar de adoptar un enfoque totalmente desaprovechado, centrando la acción en un único depredador en lugar de permitir que el entorno jurásico cobre vida. La mejor secuencia llega en forma de homenaje a la cinta original: aquélla en que la que los dos hermanos, como si fueran arqueólogos principiantes (representando, quizá, el niño que una vez fuimos a ojos de Spielberg), descubren las ruinas del primer parque, acompañados por la inolvidable partitura de John Williams. Un pequeño momento de enorme magia, la misma que se echa falta en el resto de película.