Archivo para Chiwetel Ejiofor

MARÍA MAGDALENA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on marzo 14, 2018 by Gonzalo Contreras

EN TIERRA DE HOMBRES

Fiel y distinguida discípula de Jesucristo, testigo presencial de su muerte en cruz y primera de su Resurrección, la figura de María Magdalena ha estado ligada, sin embargo, a la tradición cristiana occidental implantada durante los años oscuros de la Edad Media. En ella, y a raíz de una confusión (intencionada o no) acontecida durante una homilía de Pascua por parte del papa Gregorio el Grande, su imagen se ha visto distorsionada con diferentes personajes presentes en determinados pasajes del Nuevo Testamento, desde la pecadora arrepentida a la mujer infiel salvada por el Mesías momentos antes de su lapidación. Dicha amalgama de identidades, aprovechada por no pocos seguidores de La Palabra como modo de condenación al ostracismo, se extendió rápidamente a la liturgia eclesiástica, la predicación y al mundo del arte. Y por ende, y varios siglos después, a las mismísimas tiras de celuloide.

(Casi) todas las películas que han explorado la vida y milagros del hijo de Dios han enfatizado, precisamente, la imagen penitente y derrotada de la “Apóstol de los apóstoles”. Véanse, para corroborarlo, sus más sonoras aproximaciones: Rey de Reyes, con nuestra coqueta e inolvidable Carmen Sevilla en el papel protagonista; Jesús de Nazareth, la mastodóntica producción de Franco Zefirelli en donde se producía una separación conceptual entre la adúltera (Claudia Cardinale) y la propia Magdalena, descrita como una prostituta afligida por sus actos impuros e interpretada por la estupenda Anne Bancroft; y La Pasión de Cristo, orquestada bajo la batuta sanguinolenta de un descontrolado (y formidable) Mel Gibson y con el rostro marchitado de la bellísima actriz italiana Mónica Bellucci.

Próxima (diferencias evidentes aparte) a la compleja dualidad de sentimientos que escondían las letras entonadas por la Magdalena de la ópera-rock de Andrew Lloyd Webber Jesucristo Superstar, la cinta que nos ocupa, más que cuestionar el relato místico de Cristo y su obra sobrenatural, pretende dar voz y voto a la compañera que lo escoltó en su periplo por las tierras de Jerusalem. Adherida a las incipientes corrientes feministas contemporáneas, poética tanto en sus destellos oníricos como en los más terrenales, lo mejor de la interesantísima MARÍA MAGDALENA se halla en las descripciones de los tres vértices que conformaron la piedra angular del nazareno en sus últimos días: el apóstol Pedro, político más que evangelizador, soldado de Dios y defensor de una improbable revolución de las masas; Judas Iscariote, insólitamente contemplado como una víctima de sus propias quimeras; y la propia María, visualizada como una mujer de firmes convicciones, pionera en sus decisiones finales (“Tantos hombres con Él. Te perderás”, le auguran sus más allegados) y fascinada por la oratoria del Maestro.

Clarificada con detalles de gran fuerza y rebeldía (la figura de Pedro separando a la pareja durante la última cena, la sombra de Magdalena anexionándose a la de la Crucifixión), dibujados en mitad de un tempo austero, cocinado a fuego lento, y recalcados por el buen hacer de Rooney Mara y Joaquin Phoenix, posiblemente sus mayores inseguridades, como ya ocurriera con la anterior película de su director (la inestable Lion), residan en la falta de temeridad que posee la naturaleza de la propuesta: ni es lo suficientemente transgresora para los más escépticos ni lo convenientemente religiosa y fidedigna para los devotos del Evangelio. Pero esto, para los que nos encontramos en tierra de nadie, más que como un defecto, puede apreciarse como una excelente virtud.

Anuncios

DOCTOR STRANGE (Doctor Extraño)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on octubre 25, 2016 by Gonzalo Contreras

LUJOSO ENVOLTORIO PARA LA HISTORIA DE SIEMPRE

Doctor Strange

Ya lo hemos comentado muchas veces, tantas como películas de superhéroes han surgido en estos últimos años: por obra y gracia, en gran medida, del cineasta Christopher Nolan, este subgénero se ha convertido en una especie de competición formada por dos bandos bien diferenciados (los todopoderosos Marvel y DC Cómics, respectivamente) cuyo propósito último es ofrecer la producción más ambiciosa y compleja vista hasta entonces. Se busca la supremacía total, la excelencia más absoluta, traicionando paradójicamente la aspiración básica que estas viñetas deberían ofrecer: una distracción ausente de pretensiones y directo al consumo mayoritario. Al final, contra todo pronóstico, las historias que componen este fenómeno parecen calcadas unas de otras, intercambiables entre sí, por mucho que el envoltorio sea decorado con los últimos tapices digitales. La saturación es lo que tiene, que acabas por repeler lo que antes apreciabas. Y algo así me ha ocurrido con DOCTOR  STRANGE.

Doctor Strange“Habrá perdido la objetividad”, creerán algunos. Por el contrario, pienso que en esta cualidad, detalle clave para realizar este pequeño análisis y ausente de cualquier carga nostálgica y mitómana, se halla el terreno idóneo en el que contemplar las deficiencias de un espectáculo simpático como pasatiempo momentáneo, pero que en ningún momento sobrepasa los límites del entretenimiento que proporciona por definición básica el concepto de Blockbuster. Cuando las luces de neón, fuegos de artificio y demás parafernalia desaparezcan de la retina del espectador que acuda a ver Doctor Strange, lo más seguro es que, ya reposada, descubra cómo la nueva propuesta de Marvel, auguro que endiosada por pequeños grupos de fans (ya sea por la intervención de Cumberbatch, por su simulada originalidad o, directamente, porque así lo ha dictaminado la productora de cómics incluso antes de su gestación) es más de lo mismo. Misma estructura narrativa, mismo diseño conceptual, repetición hasta el hastío de las clásicas fórmulas estipuladas. Nada nuevo bajo el sol.

THE MARTIAN (Marte)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , on octubre 12, 2015 by Gonzalo Contreras

MARK, EL EXTRATERRESTRE

THE MARTIAN

Son muchas, muchísimas, las personas que daban por perdido a Ridley Scott. Desde Gladiator y Black Hawk derribado, el cineasta no había conseguido, ni por asomo, ejecutar un producto cinematográfico acorde con la calidad de sus obras de antaño, ni cuando trataba de entregarse al espectáculo puramente visual (véase Robin Hood) ni muchos menos cuando su lado más intelectual invadía la pantalla (El Consejero, sin ir más lejos).

No deja dethe martian 3 ser curioso que el realizador de las imprescindibles Alien y Blade Runner recupere el pulso con un largometraje que escapa de la característica que unía a todas y cada de sus propuestas más recientes: un alarmante exceso de pretensión. THE MARTIAN, su última, entretenidísima y excitante aventura, hace de la evasión sus mayor virtud. ¡Y qué virtud, señores!

Más próxima al humanismo que encerraba la extraordinaria Gravity que a los desvaríos pseudofilosóficos impuestos en Insterstellar, Scott se siente como pez en el agua en un género que domina como pocos realizadores. Es tal el nivel de comodidad que no duda en sacar su lado más descarado y transgresor, potenciando la épica de esta divertidísima historia de supervivencia marciana, una especie de Robinson Crusoe meets Angus MacGyver, a golpe de éxitos pop de los años setenta. Sí, como lo oyen. ¿Acaso nunca se han preguntado como suena Waterloo o Hot Stuff (Full Monty) en mitad de las dunas de Marte? Gracias al DJ Matt Damon, en su mejor papel hasta la fecha, tendrán la oportunidad de descubrirlo.

Lejos de caer en el ridículo, The martian se alza como la mejor película del director en lustros, convirtiéndose en todo un estallido de energía, positivismo y buen rollo. Y también, en la respuesta que demandábamos en nuestras oraciones: Ridley, por suerte, vive. Y habita en el planeta rojo.

DOCE AÑOS DE ESCLAVITUD

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , on diciembre 15, 2013 by Gonzalo Contreras

LA PASIÓN DE SOLOMON

12 años 3Tras Hunger y esa obra maestra (en cierto modo incomprendida) que supuso la impresionante Shame, el director Steve McQueen retoma el sufrimiento del ser humano visto en esta ocasión a través de la esclavitud afroamericana, más universal pero no por ello más conocido, siguiendo las líneas de relato autobiográfico de Solomon Northup , hombre libre secuestrado y vendido como esclavo en territorios del sur norteamericano.
La idea no es nueva, evidentemente. No son pocas las cintas que han retratado este tema a lo largo de la Historia, desde múltiples perspectivas y con mayor o menor fortuna, como las recientes Lincoln de Spielberg o incluso pasajes de la relamida El mayordomo (enorme perjudicada de cara a próximos premios por su similitud temática).

Pero Doce años de esclavitud es algo más. Posiblemente, el testimonio sobre la opresión más desgarrador, veraz y escalofriante que haya contemplado espectador en la gran pantalla. Y uno de los más grandes y extraordinarios, también.

12 añosPoco importa conocer la historia con anterioridad o incluso deducir el principio y final por su explícito título. Emociona, estremece y desgarra como el más fiero de los latigazos. Sin sentimentalismos ni efectismos; solo mostrando la barbarie en su esencia y naturaleza. Escenas largas, durísimas, descarnadas, que se meten a fuego en los ojos de un espectador agónico y perplejo ante lo que ve.
McQueen se deja la piel en cada una de esas secuencias. Una sólida dirección remarcada por la sobriedad y una estructura extrañamente clásica, dejando que la imagen hable más que cualquier discurso o panfleto. Sin olvidar el reparto; perfectos todos y cada uno de los protagonistas.

12 años 2El desconocido Chiwetel Ejiofor interpreta a Solomon Northup de manera portentosa. Su mirada gélida, desconcierto inicial y aceptación posterior es brillante. Y qué decir de Michael Fassbender, una especie de nazi al estilo del Leopold Goeth de La lista de Schindler. El camaleónico actor está soberbio dando vida a esta alimaña sin escrúpulos, una lección de interpretación seguramente reconocida (esperemos) en los meses venideros.

Tras su visionado, a uno poco le extraña su ya reconocido apelativo de Obra definitiva sobre la esclavitud. Por muy manido que sea, define perfectamente la condición de esta monumental y épica obra. Una experiencia aterradora, profunda, díficil de olvidar.

DOCE AÑOS DE ESCLAVITUD (Trailer)

Posted in Próximamente, Trailers with tags , , , , , on septiembre 4, 2013 by Gonzalo Contreras

Sin duda una de las películas más esperadas de la temporada, Doce años de esclavitud es la última y épica propuesta de Steven McQueen, director de la soberbia y no del todo considerada Shame.

Protagonizada por el cada vez más reconocido Michael Fassbender y reconocida con el Premio del Público a la mejor película en el festival de Toronto, promete ser una de las grandes películas del año y, por ende, pilar fundamental en los Óscars venideros.

Estreno en cines 13 de diciembre de 2013.