Archivo para Enric Auquer

QUIEN A HIERRO MATA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , on agosto 29, 2019 by Gonzalo Contreras

NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS

Curiosamente, lo mejor del anterior proyecto de Paco Plaza, Verónica, poco tenía que ver con la naturaleza sobrenatural del film. Basada en los sucesos inexplicables acaecidos en el distrito madrileño de Vallecas a comienzos de los noventa, germen de infinidad de leyendas urbanas y muestra fehaciente del folclore y la superstición imperantes en nuestro país, brillaba, principalmente, por la descripción tan exacta de aquel barrio dominado por los últimos resquicios de los sinsabores de la Movida madrileña.

Drogadicción, inseguridad y una sensación continua de desazón al ritmo de Héroes del silencio servían de sólida base sobre la que asentar una historia de posesiones y entes diabólicos que, en otras manos, hubiera caído de lleno en los clichés más sobados del género. El Mal, en toda su esencia, se apoderaba de nuestro entorno más próximo, aquel en el que deberíamos sentirnos a salvo de cualquier peligro.

Precisamente, el gran acierto de la inmensa, sobrecogedora y asfixiante QUIEN A HIERRO MATA, último trabajo de un director, hasta entonces, conocido por sus inmersiones en la temática del horror ibérico, se encuentra en el escenario social que envuelve la intriga principal. Historia de venganza bajo el marco del narcotráfico gallego, la película, posiblemente la más redonda del cineasta, se beneficia de un contexto que nos resulta demasiado familiar, tanto en su trama de thriller con tintes paternofiliales (liderada por un “Padrino” sin escrúpulos y en el ocaso de su vida) como en su vertiente más cotidiana, reflejando con especial lucidez el ámbito profesional del protagonista (atención a los diálogos entre enfermeros y pacientes, tan espontáneos, tan reconocibles) y una faceta hogareña repartida entre cursos de preparación al parto y bailes al ritmo de Julio Iglesias.

Dirección, guion, actores (genial Tosar, inmensos Enric Auquer y el desaparecido San Cejudo), una puesta en escena plagada de macabros detalles (soberbio su descorazonador plano final, una absoluta declaración de intenciones)todo resulta modélico en una cinta que te destroza por dentro, que abrasa en sus siniestros y lúcidos giros de argumento, que juega brillantemente con la tensión, las emociones y la paciencia del espectador.

Anuncios