Archivo para Ezra Miller

LIGA DE LA JUSTICIA (Justice League)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on noviembre 16, 2017 by Gonzalo Contreras

REUNIÓN DE ANTIGUOS ALUMNOS

Rechazada hasta por los más fieles partidarios de los míticos tebeos, Batman v. Superman: El amanecer de la justicia, la película que dirigiera Zack Snyder con el propósito de reunir, en una mismo capítulo, a los buques insignia del universo DC, no sólo significó un tremendo varapalo crítico a uno de los proyectos más ambiciosos y largamente acariciados del Hollywood coetáneo; también, el primer síntoma del desgaste de una temática que, en los últimos años, ha proporcionado más decepciones que alegrías. Confusa en el argumento, caótica en el festín pirotécnico, desternillante en sus secuencias puramente dramáticas (el momento Marta, conocido así por sus detractores, se ha convertido en una “meme” cinéfila de referencia en las redes sociales), el gran problema de la cinta radicaba en que, si nadie ponía remedio, su desacertadísimo acabado final, influido por la grandilocuencia de Christopher Nolan, estaba llamado a representar la línea audiovisual y narrativa de las próximas secuelas de la franquicia. Había que renovar el envoltorio. Y de forma inminente.

Dicho y hecho. Si los resultados no están a la altura de lo esperado, qué mejor que reparar los conceptos básicos de la saga. Paradójicamente, en su anárquica, redundante y descompensadísima estructura, tónica habitual en Snyder, un cineasta más pendiente de atiborrar la función de datos y frentes abiertos de cara a nuevas entregas que de crear una trama única, potente y sólida, LA LIGA DE LA JUSTICIA reemplaza muchas de las más afamadas pretensiones de la compañía (entre ellas, sus ya molestas influencias nolanianas: dramatismo de ocasión, montajes paralelos y apuntes mesiánicos de sus resentidos protagonistas) en favor del entretenimiento puro y duro, buscando un espectáculo limpio, directo y cómplice con toda clase de espectadores, tanto los experimentados en las intrigas enmarañadas y palaciegas de las viñetas como aquellos que solo quieren disfrutar de los placeres culpables que habitan en un buen y desinhibido blockbuster. Y todo ello condensado en unos ajustidísimos y muy agradecidos ciento veinte minutos.

No se trata, en contra de lo que pueda parecer, de calcar los patrones lumínicos, estridentes y autoparódicos de la cada vez más despistada Marvel. Siguiendo la estela de la muy divertida Wonder Woman, primera piedra angular de la ruptura con el cine de superhéroes propuesto por la mencionada Batman V. Superman, La liga de la justicia consigue, para sorpresa de muchos, tener vida propia, encauzando las aventuras hacia el ansiado equilibrio entre comercialidad y calidad. Sus defectos más llamativos, herederos del anterior episodio (el mejunje plástico y expositivo de ideas, la insípida presencia del nefasto actor -que no director- Ben Affleck, los deslices visuales propios de Snyder), quedan eclipsados gracias a su renovado fundamento: la vuelta a los raíces del género en su vertiente contemporánea, tanto en su falta de complejos, propia de los seriales televisivos de los ochenta, como en los tintes góticos y visuales del sobresaliente díptico que dirigiera Tim Burton en relación al hombre murciélago (al cual se homenajea implícitamente en forma de acordes musicales). Sin ser una película memorable, ni siquiera buena, esta nueva epopeya posee las correcciones suficientes como para trascender su mero empaquetado lúdico, constituyendo una aceptable alternativa a la cantidad de aventuras heroicas, la mayoría de ellas vacuas e insufribles, que gobiernan actualmente la taquilla mundial.

Anuncios

ANIMALES FANTÁSTICOS Y DÓNDE ENCONTRARLOS

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on noviembre 18, 2016 by Gonzalo Contreras

TRAS LOS MUROS DE HOGWARTS

Animales

El universo de hechicería visualizado por J.K. Rowling en la multimillonaria saga de Harry Potter era demasiado goloso como para no seguir siendo explotado en la gran pantalla. Finiquitadas las adaptaciones cinematográficas, algunas de ellas sobresalientes (la primera y tercera entrega), la mayoría reiterativas en su fondo y forma, le toca el turno a la prolongación, a modo de spin-off, de los relatos protagonizados por el aprendiz de mago, ideada en papel por la escritora poco tiempo después de terminar la serie de libros que la encumbrara mundialmente (no fuera a ser que enfermara la gallina de los huevos de oro).

Animales 2Errores descriptivos (fruto de la abundancia de personajes e información) y de casting (la elección de Eddie Redmayne, en un nuevo alarde de tics faciales y posturas imposibles) aparte, la sorprendentemente notable ANIMALES FANTÁSTICOS Y DÓNDE ENCONTRARLOS supera su condición de precuela debido, principalmente, al virtuosismo y creatividad que anidan en el material de origen, inalterado en su traslación gracias al guion de la propia Rowling, y a la revolución conceptual que presentan algunos de sus detalles. En una jugada maestra que recuerda al atrevimiento que exhibiera el clásico ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, inmejorable fusión dos géneros tan opuestos como la animación y el cine negro, la película de David Yates arriesga al introducir elementos adulterados del embriagador Nueva York previo al crack del 29 (el de la Ley seca, los clubs nocturnos y las damas vestidas con trajes de lentejuelas) y el siempre fascinante folclore de las brujas de Salem, con los aspectos tenebrosos que ello conlleva, en un cuento de pócimas, varitas mágicas y encantamientos destinado a los infantes de la casa.

Dicha combinación, tan extraña como deslumbrante, le permite explorar terrenos desconocidos hasta la fecha en el imaginario potteriano, potenciando un factor sorpresa que, lejos de desvanecerse, adopta unas alas todavía más excitantes que las presentadas bajo las murallas del castillo de Hogwarts, trasladando por primera vez (y he aquí la genialidad de la premisa) el campo de batalla al mundo ignorante, escéptico y caótico de los muggles (o nomajs, si lo prefieren).

MADAME BOVARY

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , on mayo 18, 2016 by Gonzalo Contreras

AVARICIA

madame 2

La puesta al día de algunas de las obras maestras de nuestra literatura coinciden en apostar por dos elementos que, si bien procuran ciertas seguridades fílmicas a sus directores, el tiempo ha demostrado que pueden llegar a ser peligrosas armas de doble filo: el academicismo, casi siempre a medio camino entre lo preciosista y lo pomposo, y la fidelidad más detallada. Dichas propuestas, entre las que se encuentra esta actualización de la obra magna del fin del Romanticismo, la reverenciada MADAME BOVARY, se entregan fervorosamente a estos conceptos creyendo que con ello capturan el alma de la obra cuando, realmente, sólo consiguen enmascarar el valor y la profundidad de la historia contada.

madameObjeto de infinitas revisiones desde tiempos inmemorables, destacando la que dirigiera con especial fortuna Vincente Minelli en 1949, la enésima y fallida aproximación al texto de Gustave Flaubert permanece leal al mismo a excepción de dos aspectos imprescindibles: la maternidad de Emma, aquí ausente, y su idealismo y soberbia antes de casarse con Charles Bovary, tampoco descrito y vital para entender la personalidad egocéntrica, folletinesca y manipuladora de la protagonista a lo largo del relato. La ambientación, nuevamente, está varios escalones por encima de una película finalmente fría, apática, protagonizada con desgana por sus intérpretes (incluyendo a Mia Wasikowska, tan correcta como insustancial, y a un Rhys Ifans pasado de rosca), tan pendiente de seguir las líneas literarias de una forma tan pulcra y lineal que se olvida de sus conceptos claves: la pasión y el desgarro implícitos en cada una de sus páginas. Permanece la letra, pero no la melodía.