Archivo para George Clooney

MONEY MONSTER

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on julio 8, 2016 by Gonzalo Contreras

NO DEJES DE GRABAR

money 2

El talento de Jodie Foster no debería reducirse únicamente a su labor interpretativa. Con paso firme y una austeridad llamativa en su calidad de estrella, la genial actriz ha mostrado cualidades suficientes como para seguir, con la misma atención, sus proyectos manejados tras la cámara. Su estimulante y autobiográfico debut, El pequeño Tate, película de culto en numerosos círculos educativos, la fallida pero interesante A casa por vacaciones y, sobre todo, la espléndida, incisiva e infravalorada El castor demuestran sus ganas por contar historias diferentes, reivindicativas, cargadas de riesgo sin alejarse por ello del público mayoritario y los cánones narrativos clásicos.

moneys que una crítica a la crisis que aflige al planeta desde la pasada década, la nueva película de la cineasta, MONEY MONSTER, clava su envenenado aguijón en la manipulación sistemática emprendida por los medios de comunicación, condensando algunos de los dilemas que ya profetizó, en 1976, la superior Network, un mundo implacable. Como en la obra maestra de Sidney Lumet, la directora descubre el rostro más infame de la televisión, construyendo un escenario dominado por el dólar y apoyado por unos espectadores, amantes no reconocidos del morbo más indigesto, que vitorean de igual forma programas de consumición rápida como secuestros a punta de pistola en plena retransmisión en directo. Vamos, la realidad más pura y abyecta.

Sin perder la sobriedad de su cada vez más definido estilo narrativo, y fiel a un cine entre lo comercial y comprometido, Foster cuenta esta notable sátira con garra, oficio y nervio, dotándola de una áspera y acertada comicidad negra (entre el cinismo y la parodia voluntaria) y solventando su previsibilidad gracias a la química del tándem Roberts-Clooney y a la ejecución de secuencias reveladoras, siendo la mejor aquella en la que se muestra los diferentes enfoques que puede tener una noticia por muy desagradable que sea su naturaleza, desde la seriedad de la crónica a la frivolidad y el ensañamiento implícitos en los programas del papel cuché.

¡AVE, CÉSAR!

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , , , on febrero 19, 2016 by Gonzalo Contreras

LOS QUE VAN A ACTUAR TE SALUDAN

ave cesar 2

La afilada e incisiva pluma de los hermanos Coen no deja títere con cabeza. Después de recorrer los senderos de la derrota a través del cantante de folk Llewyn Davis, le toca el turno al Hollywood de la época dorada en ¡AVE, CÉSAR!, su última película. Monumento al star system actual, es, a veces, una divertida sátira de los entresijos de los Estudios; otras, un sorprendente y muy apreciable homenaje al cine clásico. Independientemente, ambas vertientes tienen alma, peso, están dirigidas con gusto y con la genialidad propia de sus directores. El problema aparece cuando las dos partes se amoldan formando un todo. Extrañamente, el film no acaba de encontrar un equilibrio narrativo entre crítica y evocación, resultando mucho más apreciable como sucesión de sketchs que como largometraje en sí.

ave cesarNo obstante, no nos pongamos quisquillosos: si bien podríamos considerarla una película fallida, la cantidad de momentos gloriosos que nos regala gracias a su mala baba y comicidad hacen de ella un entretenimiento de lo más gozoso. De hecho, se me ocurren varias razones por las cuales tenerla muy en cuenta: la primera, convertir la figura del productor cinematográfico en un samaritano protector de sus estrellas y buscador del karma que devuelva, a golpe de talón, la paz a la Fábrica de sueños; la segunda, la increíble vis cómica del guión (el episodio del vaquero a lo “John Wayne” metido a galán de etiqueta es antológico, así como el de los guionistas comunistas con ínfulas capitalistas); y, por último, la postal coral tan brillante que hace de aquellos años. Las referencias a personalidades del medio, sin nombres registrados pero reconocibles, es alargada: Gene Kelly, Robert Taylor versión Quo Vadis?, una perversa Esther Williams e incluso la malévola columnista Hedda Hopper, toda una eminencia de la época, son algunas de las glamourosas estrellas que se pasean delante de cámara. Poner nombre a tanto rostro, eso sí, será un placer limitado a los espectadores más cinéfilos.

GRAVITY

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , on octubre 5, 2013 by Gonzalo Contreras

UNA ODISEA DEL ESPACIO

gravity 3

No es fácil hacer una crítica de Gravity. La razón es simple; es una película que, en su más absoluta simpleza, esconde una complejidad fascinante que hace necesario descifrar cada escena, cada simbolismo, para desenmascarar a la, de momento, mejor película del año y pieza maestra desde ya del cine de Ciencia-Ficción.

Dos actores y el espacio infinito. Cuarón solamente necesita esos dos factores para encontrar la ecuación perfecta. Más allá de la excitante aventura espacial, de sus impresionantes efectos especiales y del sorprendente 3D, la nueva propuesta del director mexicano es, ante todo, un canto humanista a la superación, a la lucha y la supervivencia. Un viaje emocional limpio y directo a la valentía y obstinación del ser humano.

GRAVITYGRAVITY se clava como fuego en la retina desde el primer minuto; un alucinante plano secuencia nos transporta de lleno al espacio exterior. Sin apenas diálogo destacable. Sólo sirviéndose de la imagen, la música y los silencios. Aterradores, sepulcrales.

Poco a poco va adquiriendo una dimensión mayor, si cabe, que la angustiosa vivencia de sus protagonistas; compruebas cómo la experiencia traumática de Bullock no está ahí por casualidad, ni sus miedos iniciales, ni su evolutiva y creciente seguridad. O dicho de otro modo; al igual que en la obra capital del maestro Kubrick, título obligado de esta crítica, empiezas a entender que una reflexión mucho más profunda y mística sobre el ser humano flota en el espacio sideral escondida en la sobrecogedora epopeya cósmica.

La lucha de la protagonista no sólo una lucha física; es por encima de todo psicológica, una historia de resistencia emocional. Su ya comentada inocencia, remarcada por la protección de un “ángel de la guarda” llamado Clooney, se altera en el momento en el que entra, para alivio de los espectadores, en la estación espacial. Un momento de transición precioso, remarcado en una no menos preciosa y simbólica estampa del renacer del personaje tras el cual adquirirá una mayor entereza y fortaleza.

gravity

A partir de este instante la actriz asume por entero la función, regalándonos una carismática interpretación (desde luego premiable) y haciéndonos partícipes de su odisea personal y espiritual, vital para entender el mensaje propuesto por Cuarón.

Y hasta aquí puedo leer… para los que no hayan visto el film.  El cineasta ha elaborado un espectáculo sin precendentes, crepuscular, lo nunca visto y oído. Un proyecto que sobrepasa la condición de buen cine, de obra maestra. 

En definitiva, un milagro cinematográfico.

.

MÁS ALLÁ DE LA ODISEA ESPACIAL (Spoilers)

Como bien anunciaba al principio de la crítica, es difícil comentar la grandeza de esta maravilla sin caer de lleno en los temidos spoilers o sin destripar el mensaje final de la película, al menos el que yo he sentido y experimentado.

La trama, real o metafórica, no es más que una excusa (fascinante, eso sí) para componer un impresionante relato sobre la condición y el afán de superación del ser humano, representado en el personaje de la impecable Bullock, un ser atormentado por un pasado demoledor que vaga sin rumbo definido (casualmente, como aparece su personaje en el momento de producirse el desastre: perdida ante la nada) y que experimentará una lucha interior que la llevará a renacer (simbolizado por el maravilloso plano fetal) ante la adversidad que la vida le presenta. Un combate físico y psicológico brutal, lleno de imprevistos pero que desembocará en uno de los finales más bellos y vitalistas del cine reciente: ante el dolor hay que levantarse. Y dar pasos, por muy pequeños que sean. Un triunfo íntimo e individual remarcado por la ausencia de gente en la última escena.

Una asombrosa lección de vida, de una fuerza e intensidad inigualables.