Archivo para Gwilym Lee

BOHEMIAN RHAPSODY

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , on octubre 28, 2018 by Gonzalo Contreras

ENGRANDECIENDO LA LEYENDA

El fenómeno Queen solo puede entenderse desde la pasión que genera la fuerza arrolladora que desprenden sus letras. Pilar fundamental de la historia del rock contemporáneo, los que llevamos sus melodías en vena y conocemos gran parte de las memorias del grupo, tremendamente jugosas desde el punto de vista cinematográfico, demandábamos desde hace ya varios años un largometraje a la altura del mito, capaz de indagar sobre las diferentes personalidades de sus respectivos componentes, muy distintas de la leyenda desinhibida y bohemia que pesa sobre ellos, su creación y coronación en las listas de mayor éxito y, por encima de todo, las vivencias íntimas de Freddie Mercury, voz y alma del cuarteto y mente revolucionaria y experimental dentro del terreno sinfónico.

Las expectativas respecto a BOHEMIAN RHAPSODY, retrato de las idas y venidas del malogrado cantante con sus compañeros de banda, eran muy elevadas, a la altura de la ambición del proyecto. Y la primera gran noticia es que, lejos de convertirse en un mero desglose de su trayectoria, pobre de contenido y con el único objetivo de consagrar a su protagonista principal en premios venideros, la cinta supera con creces sus propias limitaciones imponiéndose con un espectáculo vibrante y de gran corazón, altamente adictivo, palpitante en sus pretensiones sin caer con ello, jamás, en la sensiblería y la lágrima fácil. Y lo mejor: Como Yo, Tonya, el otro gran biopic del año, consigue un reto impensable: huir de los relamidos convencionalismos de este subgénero, ampliando las barreras impuestas por su historia biográfica y, con ello, el universo temático de tan celebrada formación. Un manjar musical, un auténtico deleite en su narración puramente clásica.

Pero aquí no acaban los triunfos de esta magnética película, una de las mayores sorpresas de la temporada. A la excelente composición interpretativa de todo el reparto y al cuidadísimo diseño de producción se le añade la esmerada y muy creíble descripción que plantea sobre el divo británico (arrollador Rami Malek, todo un derroche de energía, porte y talento), un hombre descolgado por sus inseguridades y orientación sexual de sus dos familias, la de sangre y la profesional, y abocado por las malas influencias al infierno de las drogas y los excesos. La solidez del guion, trufado de diálogos punteros y de gran inteligencia, la convierten en un plato imprescindible, incluso, para los menos entusiastas de la cuadrilla. Ahora bien, quienes realmente gozarán la cinta son sus admiradores más acérrimos, sobre todo por su apoteósico fin de fiesta, carta de amor a la magia que infunde su inimitable repertorio y brillante a la hora de contagiar la rebeldía, el desenfreno y los latidos de emoción presentes en los conciertos. Dicen por ahí que el film viene acompañado de críticas nefastas provenientes del otro lado del charco. Ni caso a ellas.

Anuncios