Archivo para Jennifer Connelly

ALITA: ÁNGEL DE COMBATE

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , on febrero 11, 2019 by Gonzalo Contreras

ENTRETENIMIENTO DE CALIDAD

A Robert Rodriguez siempre se le ha considerado, en términos audiovisuales, el hermano menor de su gran amigo y cómplice de torturas Quentin Tarantino. Ambos comparten un entusiasmo irrefrenable por la violencia bañada con grandes dosis de hemoglobina y por implantar, en cada uno de sus trabajos, el aroma de la serie B y del celuloide matinée que tantas alegrías les proporcionaron en sus años de juventud. No obstante, mientras Tarantino es vitoreado por la crítica especializada, reverenciándose sus proyectos incluso antes de ser expuestos a los espectadores, el director de Abierto hasta el amanecer ha quedado relegado a un cine menor, mucho más plano y servicial con el público de masas y en donde apenas hay cabida para algo más que el mero entretenimiento esporádico, ya sea en sus producciones de los noventa (la descacharrante Desperado, la envejecidísima The faculty) o en sus inclasificables acercamientos al cine juvenil (Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl).

De ahí que sorprenda lo bien que funciona su ultimo invento, ALITA: ÁNGEL DE COMBATE, un blockbuster bendecido, a nivel ejecutivo y de guion, por la mano maestra del todopoderoso James Cameron. Siguiendo la estela de epopeyas como Ghost in the Shell, con la que comparte no pocos puntos en común, y dejándose empapar por la ambientación decadente de Blade Runner y sucedáneos del cyberpunk, el film propone una aventura futurista bien escrita y mejor realizada, agradecidísima en sus pasajes más oscuros, propios de la mente calenturienta del realizador, y sólida en su naturaleza de relato inscrito en la categoría de “presentación de personajes”. La sombra de historietas similares de carácter apocalíptico para chavales es alargada, pero gracias a los asombrosos efectos visuales, marca de la casa Cameron, y a la ejecución de algunas secuencias (principalmente la del juego de Motorball, una variante de Rollerball brillantemente coreografiada), el largometraje adquiere un empaque de cierta personalidad y madurez, dejándose entrever ciertas notas de autor pocas veces visibles en las narraciones de Rodriguez.

Pero por encima de todo prevalece el carisma de su estrella principal. Como ya ocurriera con el personaje de la doctora Aki Ross en Final Fantasy: la fuerza interior, una de propuestas más fascinantes y, ridículamente, ignoradas del cine de animación coetáneo, el carácter decidido, intrépido y puro de Alita, alias Rosa Salazar y heroína de este manga, otorga una dimensión de mayor calado emocional a esta reinvidicable distopía cinematográfica. Quizá no memorable, pero sí lo suficientemente seductora y efectiva.

Anuncios

AMERICAN PASTORAL

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on junio 9, 2017 by Gonzalo Contreras

ADIÓS, QUERIDA AMÉRICA

Su traducción en países latinoamericanos no deja margen de duda: AMERICAN PASTORAL, primer trabajo como director de Ewan McGregor es, efectivamente, una crónica más sobre el fin del sueño americano. El American way of life, tan endiosado en los añorados años cincuenta, queda reducido a cenizas en un film que juega a enaltecer, de forma astuta y nauseabunda, los ideales y ambiciones propios de este concepto, presentándonos a una pareja bendecida, cual reyes del baile de graduación, con los mejores dones (él, brillante hombre de negocios y héroe por su pasado deportivo; ella, flamante y envidiada belleza local) y cuyo paraíso de verdes parajes y tardes de campo se derrumba por el talante problemático de su única hija aquejada, además, de un severo Complejo de Edipo.

A pesar de la falta de riesgo habitual en una ópera prima, McGregor imprime carácter y un contundente pulso narrativo sorteando hábilmente los tintes sórdidos de una cinta que, en otras manos, podría haber derivado en un melodrama de amplias desviaciones folletinescas. Su enorme dureza psicológica, la sutileza (perturba más por lo que da a entender que por lo que muestra) y el buen trabajo de su elenco, principalmente de una irresistiblemente desquiciada Jennifer Connelly, componen un producto final imperfecto, sí, pero poseedor de los aciertos suficientes como para rasgar conciencias y nuestros ideales más personales.

Su mayor lastre reside en la comparación con la obra literaria, firmada por la sugestiva y afilada pluma de Phillip Roth. Más esclarecedora y determinante en la unión de la tragedia familiar con su contexto histórico, potencia, hasta extremos sublimes, el gran acierto de su adaptación: la devastadora desmitificación social y moral de los convulsos años sesenta. Representados casi siempre bajo una aureola de felicidad y aires libertarios, el relato no duda en mostrar, en carne viva y sin tiritas, las heridas psicológicas de aquella época a través de los llamados hijos del baby boom, niñatos malcriados, egocéntricos y con aspiraciones de andar por casa seducidos por sectas pseudopacifistas origen, con el tiempo, de la consumación final de la América de los sueños y oportunidades acariciada por sus progenitores.