Archivo para Julián Villagrán

QUIÉN TE CANTARÁ

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , on octubre 23, 2018 by Gonzalo Contreras

LA MUJER DEL CUADRO

QUIÉN TE CANTARÁ está protagonizada por fantasmas en vida con voz y nombre de mujer. Por un lado tenemos a Lila, antigua y celebrada diva del panorama musical. Como en El crepúsculo de los dioses, vive recluida en lo alto de una solitaria mansión ajena a la civilización, con la única compañía de su fiel escudera, mánager en los tiempos de vino y rosas, y de unos recuerdos, disfrazados en esta ocasión en forma de discos de platino y trajes de lentejuela, que pueblan cada rincón del caserón. A diferencia de Norma Desmond, repudiada por los mismos focos que un día la adoraron, es ella quien ha olvidado la estrella mediática que un día llegó a ser. Sus éxitos, el vestigio de sus mejores años. Por otro, tenemos a Violeta, cantante frustrada, madre de una joven problemática, maltratada por una vida que jamás le otorgó los sueños que tanto anheló. Ambas son caras opuestas de una misma moneda. El triunfo y el fracaso. La suerte y la desdicha. El todo y la nada.

Si ya de por sí la premisa resulta excitante, el producto final adquiere cotas de una calidad difícilmente mejorable. Y buena parte de culpa radica, precisamente, en los espectros que pueblan este extraordinario film, uno de los grandes de lo que va de año, relato con alas vampíricas plagado de metáforas y apuntes oníricos sobre la soledad, la culpa y la búsqueda de una identidad que no entiende de castas sociales. Najwa Nimri, Eva Llorach, la gran revelación de la cinta, y Natalia de Molina, camaleónica intérprete capaz de transmitir un torrente de sensaciones con un solo gesto, con una sola mirada, se abren en canal ofreciendo unas actuaciones antológicas, supurando verdad, dolor y desesperación a partes iguales. Pero el mérito de semejante logro no pertenece solo a su colosal reparto.

El director madrileño Carlos Vermut, reverenciado en los sectores críticos tras su aclamadísima Magical Girl, lleva su manera de entender el celuloide a nuevas dimensiones plásticas, a parcelas nunca transitadas, estableciendo una hipnótica conexión entre la profunda desolación que arrastra a sus personajes y las emociones de un espectador abrumado ante el enigmático y, durante gran parte del metraje, indescifrable puzzle que presenta el germen del relato. Desde sus influencias formales, con ecos de la psicología impresa por Bergman en su turbadora Persona, la simbología de los cuadros con vida propia vistos en la inmortal Laura y el juego de espejos femenino de De Palma, pasando por la pasión exacerbada que muestran sus escenas musicales (alcanzando el cenit en el intensísimo tour de force de Procuro olvidarte, catártico encadenamiento que evoca inevitablemente a los mejores números melódicos de la filmografía de Almodóvar), todo funciona a la perfección en una película engendrada en estado de gracia, tanto que, en su excelente plasmación visual, en la brillante solidez que posee el vórtice que une sus complejas historias, se permiten vislumbrar muchas de las ambiciones e inquietudes fílmicas proyectadas por el cineasta en sus dos trabajos anteriores. Y con ello, valorar aún más si cabe la capacidad de fascinación que se esconde en una de las mentes más incisivas e interesantes del cine español coetáneo.

Anuncios

ABRACADABRA

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on julio 30, 2017 by Gonzalo Contreras

LA RESURRECCIÓN DEL ESPERPENTO

Sorteando la censura de la época, siempre pendiente de dinamitar cualquier idea creativa capaz de rasgar los estandartes dictatoriales del régimen, el tándem Luis García Berlanga y Rafael Azcona, director y guionista respectivamente, capturaron, en formato celuloide y desde unas raíces puramente satíricas, las costumbres, farsas e ideales morales de la España del franquismo con un talento equiparable al de otra pareja imborrable, la formada por Billy Wilder y su inseparable I. A. Diamond. Eran películas rebosantes de ingenio, inteligentemente inspiradas en la estética del neorrealismo italiano, que utilizaban enredos cómicos de una simpleza casi minimalista para explorar, con infinita mala uva, las vergüenzas de un país anclado, desde tiempos inmemoriales, en vicios infectos como la envidia, la hipocresía y la codicia.

Treinta años después de su última colaboración, y con pocos directores que hayan sabido atrapar la magia de tan honrosa filmografía (quizás, por su apego a unas circunstancias políticas muy concretas de nuestra historia), el cineasta Pablo Berger se empapa de la visionaria inventiva de los artífices de Plácido y El verdugo con una jugada similar a la emprendida por estos dos maestros en sus narraciones: partiendo de un relato nimio, casi anecdótico (la hipnosis efectuada a un macarra de barrio con las manos demasiado largas), se engendra un complejísimo y magnético juego de espejos en el que se ponen al descubierto algunas de nuestras más sangrantes realidades sociales (la lacra del maltrato de género) subrayando, con perversos y deliberados propósitos, el contexto social sobre el que se asienta el corazón de la historia (la España más cañi y retrógrada, con sus princesas de barrio y sus modelos imposibles, machos alfa y restaurantes de carretera con cegadores rótulos de neón).

Revelador en su alegato feminista, protagonizado por una Maribel Verdú titánica en su histrionismo gesticular (atención a su baile en la discoteca, todo un ejemplo de planificación escénica), y con el aroma de extrarradio tan característico del Almodóvar primerizo (especialmente de su exitosa “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, con la que comparte muchos aspectos), Berger inyecta el espíritu grotesco del esperpento consiguiendo que, en una misma escena, el espectador sienta en sus entrañas una explosión de sensaciones de toda índole posible: terror, angustia, romanticismo, humor, desconcierto. Y, sobre todo, fascinación. Como en los mejores y más lúcidos libretos de Azcona y Berlanga.

MARÍA (Y LOS DEMÁS)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , on diciembre 6, 2016 by Gonzalo Contreras

LA DURA VIDA DEL TREINTAÑERO

María (y los demás)

A sus treinta (y tantos) años, el mundo de María, dependienta en una librería por obligación y escritora por vocación, se desmorona de la noche a la mañana: su padre, al que ha cuidado desde que falleciera su madre, anuncia que se casa con una enfermera; sus hermanos, felices y arrejuntados, disfrutan de sus quehaceres sin tener en cuenta que, en su día, ella, como primogénita, los protegió como una madre; sus amigos, enérgicos y fiesteros, van abandonando poco a poco su fama de juerguistas para asumir los roles de la edad; y el trabajo, el dichoso trabajo, sigue constituyendo su particular zona de confort ante la desidia que le provoca escribir, de una vez, la novela que la lleve al estrellato. Soñadora, menos impulsiva de lo que le gustaría y más introvertida de lo que aparenta, se da cuenta de que, de tanto preocuparse por “Los demás”, ha olvidado la cosa más importante: vivir su propia vida.

María (y los demás)Políticamente incorrecta y de contagiosa delicadeza, MARÍA (Y LOS DEMÁS) triunfa a la hora de exponer, sin tiritas ni vaselina, algunos de los problemas socioculturales a los que se enfrenta la generación nacida en los ochenta, principalmente si no cumple con las demandas impuestas por la sociedad y su sempiterno conservadurismo. La presión del entorno, el repudio a la soltería de los familiares más entrados en años, como si dicha elección supusiera acabar como Betsy Blair al final de la desoladora Calle Mayor, y esos coloquios en donde, más que aconsejar, se trata de aleccionar, son filmados por una directora novel que sabe imprimir, además, un brillante sentido del humor al vodevil, creando un personaje fácilmente identificable y lleno de matices al que da vida una (como siempre) extraordinaria Bárbara Lennie. Olvídense de Bridget Jones y sus excentricidades; la María de Nely Reguera representa a la auténtica treintañera ibérica. Con sus miedos, dudas, ilusiones y, sobre todo, ganas de comerse el mundo.

¿QUIÉN MATÓ A BAMBI?

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , on noviembre 17, 2013 by Gonzalo Contreras

SECUESTRO(S) EXPRÉS

bambi 2

Alocada y disparatada película con tintes de comedia americana ochentera (según su director, influenciada por la magistral Un pez llamado Wanda), en donde dos surrealistas historias (precedidas de dos secuestros, uno premeditado y otro involuntario) se entremezclan originando delirantes situaciones, como suele ocurrir algunas mejor resueltas que otras.

bambi 4La crisis, la codicia y el dinero, los excesos e hipocresía de las clases pudientes… todo está metido y agitado en esta coctelera tan excesiva como impredecible, que adquiere sus puntos álgidos, curiosamente, en aquellos gags menos ambiciosos y más comedidos, como el presentado por una genial Carmina Barrios, divertidísimo, y los protagonizados por la pareja protagonista y cierto taxista de mirada pelín desconcertante.

Quim Gutiérrez (más que consolidado como actor fetiche de la comedia ibérica) y Julián Villagrán componen un dúo hilarante. Fantásticos, desternillantes en los primeros minutos, capaces de conseguir que les echemos de menos en sus ausencias, algunas demasiado largas.

bambi

Dejando a un lado sus excesos y el tan comentado y absurdo cameo de Iniesta, una cinta amena y ocurrente, estupenda para pasar un buen rato entre amigos y disfrutarla después recordando sus mejores chistes con una caña y varias tapas (o viceversa).