Archivo para Julianne Moore

KINGSMAN: EL CÍRCULO DE ORO

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on septiembre 21, 2017 by Gonzalo Contreras

ENÉRGICA ACTUALIZACIÓN DE LA SAGA

Éxito indiscutible de 2015, Kingsman: Servicio secreto proponía, sobre el papel, una sugestiva vuelta de tuerca al universo cinematográfico protagonizado por el agente 007, exaltando para ello los elementos definitorios de la saga (espías modélicos, gadgets imposibles, villanos megalómanos con ansias de liquidar la Tierra) y regalando al actor Colin Firth uno de esos papeles que demuestran que, además de buen intérprete, sabe pasárselo bien delante de las cámaras. Vestido de punta en blanco, con gafas de pasta y paraguas multiusos, su actuación era lo mejor de una película innegablemente efectiva, provista de grandísimas intenciones pero demasiado dependiente de sus modelos de referencia, que optaba equivocadamente por saturar la función con cantidades ingentes de ingredientes tarantianos (o lo que es lo mismo, hemoglobina a borbotones) con el fin de contentar a las nuevas y poco cinéfilas generaciones.

En KINGSMAN: EL CÍRCULO DE ORO hay más acción, más cameos de rostros populares del celuloide (algunos, como Halle Berry, pertenecientes al mundo Bond), más música evocadora al servicio de imposibles momentos acrobáticos. Lo curioso es que, lejos de empachar e invocar el fantasma del déjà vu, supera a su predecesora al desligarse de las raíces que hicieron germinar la primera entrega. El homenaje al agente creado por Ian Fleming persiste (la escena en las cumbres montañosas, toda una delicia para el fan acérrimo) pero sin que ello entorpezca los nuevos cauces marcados, prevaleciendo la parodia y la actualización teen del subgénero de espías como núcleos primordiales de la narración. Independizándose de sus fuentes y añadiendo nuevos conceptos a la aventura (el contraste entre el refinamiento británico y la tosquedad yanqui), la cinta adquiere su verdadera identidad: un blockbuster enérgico, moderno dentro de su empaquetado puramente kitsch y de ritmo colérico, sin más pretensiones que la de entretener al gran público a base de fuegos artificiales y estiradísimas batallas campales.

Salvo en una secuencia emocional que no desvelaremos (al son de una preciosa melodía country himno en tierras de Virginia Occidental), aquí no hay tiempo para gimoteos, ni dramas, ni operetas trágicas. Solo hay cabida para la acción más alocada, hilarante y desenfrenada. Y si a esto le añadimos a una villana de altura, interpretada por una adorablemente diabólica Julianne Moore (más que actuar, parece una niña disfrutando de las atracciones de un parque temático), y la participación estelar de Elton John, embutido en su característico y setentero traje de plumas y experto en artes marciales (sí, han leído correctamente), tenemos un fin de fiesta veraniego de lo más excitante. Y adictivo.

MAPS TO THE STARS

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on marzo 6, 2015 by Gonzalo Contreras

LAS CLOACAS DE HOLLYWOOD

Maps to the Stars

Cronenberg es Cronenberg, para lo bueno y para lo malo. Refugiado en un cine considerado de culto, siempre sugestivo (Crash), a veces brillante (Inseparables), otras excesivamente pretencioso (Cosmopolis), destaca, pese a quien le pese, como una de las mentes cinematográficas más personales, desasosegantes y extremas del cine contemporáneo. Y con lógica y razón. Creador de un universo propio, claramente reconocible, en donde sexo, venganza y tragedia se mezclan con seres deformados, enfermedades de toda índole y, cómo no, aparatos quirúrgicos lo más punzantes posible, a él se le deben un buen puñado de genialidades fílmicas, la mayoría pertenecientes a la generación de los ochenta (además de la comentada cinta protagonizada por Jeremy Irons, sin duda, su obra maestra, relucen La zona muerta y el espléndido remake La mosca) sin olvidar su reciente díptico mafioso, de menos a más en calidad, formado por Una historia de violencia y Promesas del este.

maps to stars 2MAPS TO THE STARS no pasará a los anales de su filmografía, pero es innegable su capacidad, cuarenta años después de su ópera prima, de mantener intacto buena parte del estilo opresivo, inmoral y provocativo que tanto prestigio le otorgase. ¿El escenario elegido para la ocasión? La cara B de Hollywood, la más canalla y narcisista, oculta tras los flashes y galas de etiqueta; aquella que no duda en prostituir a sus hijos en beneficio de su cuenta corriente, bañarse en ríos de cocaína y creer en una juventud falsamente eterna. Un, a fin de cuentas, freak show integrado por la farándula pero también por sus cachorros, actuales Justin Bieber resultado de la deformidad inculcada por los “maestros”. El cineasta, como es habitual, incomoda e indigesta, pero le falta esa llama artificial (precisamente la que le sobra al personaje de Olivia Williams al final de la cinta) que haga dinamitar por los aires todo el vodevil. La gran mascletá, dicho de otro modo.

¿QUÉ HACEMOS CON MAISIE?

Posted in Próximamente with tags , , , , , , on enero 14, 2014 by Gonzalo Contreras

LOS OJOS DE MAISIE

MAISIE

Resulta muy complicado tratar el tema de la separación conyugal como eje principal de una película sin caer de lleno en los consabidos telefilms de sobremesa, folletines cuya característica básica es la búsqueda de la lágrima fácil a base de exprimir los sentimientos de un agónico y afligido público. Y, todavía más, encontrar una cinta sobre el tema que evite los clichés lacrimógenos más indigestos, aportando originalidad y consistencia a una historia tan trillada. ¿QUÉ HACEMOS CON MAISIE?, adaptación libre de un insólito y lúcido relato de Henry James, tristemente de rabiosa actualidad, pertenecería a ese pequeño grupo que consigue superar, y con nota, los maniqueísmos y estereotipos marcados.

maise-2241.NEFEl divorcio visto en su totalidad a través de una chiquilla de apenas seis años, consciente de todo cuanto le rodea y necesitada de un cariño que sólo encuentra en las parejas de sus propios padres, mucho más preocupados de sus carreras profesionales que del cuidado y atención de su hija. Los ojos de la pequeña (extraordinaria Onata Aprile) actúan como cristal reflejo de tan problemática situación, conmoviendo (y cautivando) a un espectador partícipe de su drama y desconcierto. Conocemos la historia según lo que Maisie ve, escucha y piensa, convirtiéndose en el centro ante el cual giran todos los demás personajes.  Lo sorprendente es que, al final, esa cárcel de aislamiento y fragilidad que esconde su mirada expresa mucho más que cualquier palabra adulta.

CARRIE -Próximamente-

Posted in Próximamente, Trailers with tags , , , , on agosto 26, 2013 by Gonzalo Contreras

La nueva adaptación de la magistral obra de Stephen King retrasa su fecha de estreno en España al día 5 de diciembre de 2013.

Tendremos que esperar un poco más para comprobar si se consiguen los óptimos resultados que Brian de Palma mostró en la inolvidable versión de 1976.

HANNIBAL

Posted in Críticas with tags , , , on mayo 9, 2013 by Gonzalo Contreras

DELICATESSEN

hannibal 4Recuerdo perfectamente la primera vez que vi Hannibal, segunda parte de la trilogía protagonizada por el no siempre valorado Anthony Hopkins en el papel del doctor Lecter. Y lo recuerdo tan bien porque, haciendo memoria, era de uno de los estrenos más esperados y ansiados por quien suscribe estas líneas. ¿La razón? Se trataba nada más y nada menos que de la secuela de la que todavía hoy considero una de las mejores películas de la Historia del Cine, la mítica “El Silencio de los Corderos”. Vamos, la misma razón que provocó gigantescas colas en cines de todo el mundo.

hannibal 7Cabe destacar que, a pesar de contar con la friolera de trece años, no era ajeno a la dudosa calidad de las secuelas cinematográficas, más pendientes de explotar económicamente la gallina de los huevos de oro que de ofrecer cine de calidad. Pero en ésta tenía ciertas esperanzas. Pensaba que, si bien no iba a alcanzar las cotas de genialidad de la primera parte, al menos quedaría como una buena película, respetuosa con la original y que incluso potenciaría aspectos sugeridos de aquélla.

Una vez finalizó la proyección, mi sensación fue de desconcierto. Y sí, también de decepción. Mientras avanzaban los títulos de crédito, intentaba recomponer en mi mente lo visto las dos horas anteriores. Dos horas de lujoso y soporífero visionado, con una primera hora aburrida y hueca y una segunda lastrada por un gore tan desmesurado como innecesario. Una cinta pretenciosa y en ocasiones grotesca hasta límites paródicos.

hannibal 2No obstante, todavía sentado en aquella butaca del malogrado Palacio de la Música, y puede que fruto de la sugestión (o tal vez del autoconvencimiento), sentí que algo me había atrapado. Una luz de buen cine que, ni mucho menos, ocultó mi malestar ante la que prometía ser uno de las películas más elogiables del año, sensación manifiesta en un público en general desencantado ante el giro tomado en esta segunda parte.

Con el paso de los años no son pocas las veces que he vuelto a visionar “Hannibal” con el fin de tener una valoración más definida de la película. Y a día de hoy, si bien sigo sin considerarla una gran película, al menos me parece un film cuanto menos estimable. Porque detrás de los enormes fallos evidentes del film (flojo guión, pobres diálogos, y más comparándolos con la brillantez de la primera parte) también podemos apreciar varios aciertos. Y entre ellos destaca, por encima de todo, la hannibal10deslumbrante y barroca puesta en escena en donde su director, el a veces fascinante Ridley Scott (Alien, Blade Runner), supo captar de manera asombrosa el mundo de ensueño que Hopkins demandaba en el interior de la celda del psiquiátrico de Baltimore. Un mundo de libertad, con Florencia como telón de fondo y reflejo de su paraíso perfecto, en donde Lecter es amo y controlador de cuanto le rodea. Un monstruo en las sombras, agazapado y en cuarentena, esperando despertar de su letargo.

Y es precisamente en la descripción de ese mundo idílico de Hannibal donde la imagen adquiere vida propia. Poco importa la historia que cuenta; las bellísimas (y en ocasiones demasiado forzadas) imágenes acaban controlando la función, disimulando en gran medida la anodina historia así como su insípido guión, en verdad el gran fallo de la película. Scott se deja llevar fielmente por la irrisoria novela homónima de Thomas Harris (también autor de “El Silencio de los Corderos”) reproduciendo en pantalla grande los desvaríos y altibajos de una obra de por sí mediocre. Sin embargo, su habilidad como director, con detalles como el impresionante entorno creado, la fotografía, la escalofriante partitura de Hans Zimmer y el buen hacer de Anthony Hopkins (en su salsa, aunque lejos de su hipnótica interpretación en la primera parte) y de la siempre acertada Julianne Moore consiguen reflotar un proyecto que en otras manos hubiera hecho aguas.

hannibal 6

Con todo esto, no reivindico la calidad de Hannibal. Adjetivos como pretenciosa y excesiva sigo manteniéndolos pero no es, ni mucho menos, el desastre que se aseguró en el momento de su estreno. Una obra en donde conviven grandes aciertos con los más terribles errores; un espectáculo visual inquietante, irregular, a años luz de la obra original. Pero digno.