Archivo para Lucas Hedges

LADY BIRD

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on febrero 22, 2018 by Gonzalo Contreras

LA IDEALIZACIÓN DE LA JUVENTUD

Érase una vez una joven de diecisiete años inteligente, inconformista y un tanto contestataria pero de buen corazón. Vivía con su familia en un barrio de Sacramento, justo en el lado de la vía del tren equivocado, caracterizado por una humildad que contrastaba con la ampulosidad de las mansiones que reinaban un pocos metros más allá. Soñaba con comerse a bocados el mundo, abandonar los dictámenes religiosos marcados por la escuela católica en la que estudiaba, descubrir por sí misma los secretos y el ambiente cosmopolita que esconden las ciudades situadas en la Costa Este de Norteamérica y alejarse de una madre a la que adoraba pero que, en el fondo, y como buena adolescente díscola e inmadura, no podía soportar. Se hacía llamar Lady Bird, quizás por intentar atrapar, aunque simplemente fuera a través de las letras que componían su nuevo apodo, parte de esas ansias de libertad que tanto anhelaba descubrir y que tan lejos le resultaba divisar. Su verdadera identidad.

Con total seguridad, y obviando los detalles más particulares, el argumento descrito en el anterior párrafo les suena familiar. Lo hemos visto exhibido, con mayor o menor fortuna, en innumerables producciones americanas, la mayoría desde la perspectiva independiente (o indie, como prefieran) que muestra la película que nos ocupa. No obstante, no se dejen llevar por los prejuicios. A diferencia de las más insulsas, lastradas por los convencionalismos y ciertos desmanes de pretenciosidad, la efectiva LADY BIRD, símbolo actual, por motivos evidentes, de la corriente feminista abanderada por Hollywood, sobrevuela por encima de la media gracias a la espontaneidad, el minimalismo y la carga nostálgica conferida por su directora, la (a veces pasional, a veces irritante) actriz Greta Gerwig, capaz de conglomerar con acierto los detalles más personales de su juventud y transformarlos en un collage que conecta de lleno con el pasado del gran público.

De esta manera, y apoyándose en la maravillosa interpretación de Saoirse Ronan, diamante en bruto de la industria actual y álter ego de la realizadora, compone un certero fresco sobre la reconciliación con esas raíces que un día rechazamos y la añoranza, vista desde la distancia, de aquellos maravillosos (e idealizados) años, capturando a modo de episodios sueltos momentos álgidos de la aventura misma del crecer: conversaciones inanes con nuestros amigos de sangre (brillante la secuencia en la que hostias no consagradas y debates sobre la masturbación comparten plano); las relaciones fallidas; las relaciones aún más fallidas; la soledad que conlleva la incomprensión y la fascinación que se proyecta más allá de los dominios del reino materno. Todo expuesto desde la más absoluta naturalidad, sin histrionismos, sin situaciones atípicas o falsamente desmesuradas, y en donde parece no pasar nada y, en el fondo, pasa de todo. Como en la propia adolescencia.

Anuncios

MANCHESTER FRENTE AL MAR

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on febrero 3, 2017 by Gonzalo Contreras

UN CORAZÓN EN INVIERNO

Manchester

Ataviado con una chaqueta desgastada, con barba de varios días y una mueca constante de hastío y desapego por el mundo, Lee Chandler trabaja, día sí y día también, como conserje en unos edificios de la periferia. Alejado a propósito del mundanal ruido, su vida transcurre entre la rutina de su oficio y las confesiones que le revelan sus inquilinos, algunas de ellas proposiciones de alto voltaje ante las que el joven, de evidente atractivo, permanece indiferente. Nada parece alterar su existencia, ni siquiera la llamada que le comunica la súbita muerte de su hermano mayor y que le llevará al pueblo costero de su infancia. Un lugar del que huyó años atrás y en donde se fraguó la tragedia que moldeó su personalidad. Lee es Casey Affleck, el actor que aparece en todas las quinielas como el próximo ganador del Oscar. Y Casey Affleck es, en verdad, el alma máter de MANCHESTER FRENTE AL MAR.

ManchesterLa composición que realiza el actor, hermanísimo del menos laureado Ben Affleck (al menos a nivel interpretativo), es de una complejidad fascinante. Exento de efectismos histriónicos y cataduras lacrimógenas, traza un personaje en cuyo rostro se aprecia una amalgama de contradictorias emociones (la ira y la serenidad, la certeza y la incertidumbre, el amor y el odio), representando la agonía de un hombre muerto en vida que ha asumido su derrota ante la fiereza implacable de los fantasmas del pasado. Su trabajo está por encima, incluso, de una película a veces intratable, distante con un espectador incapaz de empatizar con algunas de las situaciones presentadas (la escena de la ambulancia, entre la caricatura y lo ofensivo), desmedida en su metraje y tan gélida como los parajes que, astutamente, esbozan la identidad del protagonista.

No obstante, la valentía de su conjunto, atípica en un producto más comercial de lo que su estampado indie nos quiere hacer creer, adquiere una gran consistencia gracias a la coherencia que muestran sus íntegras y, por qué no decirlo, demoledoras conclusiones: hay zarpazos en la vida tan penetrantes que no existen terapias que apaleen el dolor. Atrás quedaron los días de esplendor; a veces, ante las fatalidades, tan solo queda hueco para la resignación. Y la aceptación.