Archivo para Nicolas Winding Refn

THE NEON DEMON

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on noviembre 23, 2016 by Gonzalo Contreras

LA BELLEZA EFÍMERA

The Neon Demon

A Nicolas Winding Refn, director consagrado por el éxito crítico y comercial de Drive, le basta un único plano de abertura para desvelar las intenciones finales de THE NEON DEMON, su última propuesta cinematográfica: la protagonista (una virginal Elle Fanning), acicalada para una sesión fotográfica con un electrizante vestido de temporada y pomposo maquillaje, yace ensangrentada en un sofá vintage mientras los flashes inundan la gran pantalla. Dicha imagen, en donde la joven es devorada alegóricamente por la cámara del fotógrafo, emulando el espíritu voyeur de la imprescindible Peeping Tom, ejemplifica, como si del mito de Fausto se tratara, el incalculable precio que hay que desembolsar (la venta de la propia inocencia) para convertirse en flamante reina de la alta costura.

The Neon DemonEl descenso a los infiernos (tema casi imperial en el cine del realizador) que propone esta demoledora y, a ratos, fascinante radiografía del mundo de las pasarelas, protagonizado por una Blancanieves moderna de envidiable belleza absorbida por la frivolidad del medio y rodeada de madrastras de impoluta (y estirada) piel, se enfatiza gracias a su hipnótico envoltorio de fábula de terror a medio camino entre el cine vampírico de la década de los ochenta (con El ansia y su estética de videoclip como buque insignia), el cromatismo y la poliédrica geometría de Suspiria y las tesis sobre el esclavismo y la vanidad reinantes tras los focos expuestas por David Cronenberg en la reciente Maps to stars.

Refn echa toda la carne en el asador consiguiendo su largometraje más maduro e indomable hasta la fecha. Tanto, que su visionado no es apto para todos los estómagos, de ahí su cruel (e injustificado) recibimiento en el pasado Festival de Cannes. Fatalismo, abstracción y brujería (guiño incluido al baño de sangre de Lucía Bosé en Ceremonia sangrienta) se dan cita en una montaña rusa de sensaciones contradictorias, que van desde la repulsión y pretenciosidad de algunas de las tomas al innegable hechizo que respira su colección de oníricas instantáneas. Destrozarla por sus imperfecciones y extravagancias, germen de la mente críptica del cineasta, no es una tarea complicada; negar sus virtudes, en cambio, evidencia una ceguera de prejuicios ante una narración de cautivador y barroco magnetismo.

Anuncios

LOST RIVER

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , on abril 17, 2015 by Gonzalo Contreras

EN LA BOCA DEL LOBO

lost river

En LOST RIVER hay una fábula de adultos deseando salir a la superficie. Lo vemos en la amalgama de personajes que pueblan esta historia: en los protagonistas, seres desamparados, mártires inclusive, que luchan por subsistir y defender su territorio; y en los villanos, lobos hambrientos que disfrutan humillando a los indefensos y que se regocijan, día sí y día también, viendo cómo se autolesionan al son de diabólicas carcajadas. Y también en el propio telón de fondo, los desechos de la América más grotesca y pestilente, tierra muerta dominada, ya se habrán imaginado, por los antagonistas, unos pertenecientes a la banca (con la crítica social que conlleva) y otros cabecillas de bandas callejeras.

lost river 2Menos onírica y más inteligible de lo que prodigaban algunas voces en el pasado festival de Cannes, la ópera prima de Ryan Gosling se traduce en un excitante experimento deudor, en demasía, de grandes artesanos como David Lynch o Terrence Malick y de cineastas más actuales como Nicolas Winding Refn, amigo y realizador de la película que le encumbrara a nivel crítico, la sobresaliente Drive. Lo curioso es que, cuanto más se aleja de sus mentores, mayores cotas de calidad adquiere el producto. Gosling sabe inyectar tensión e inquietud a una narración siempre comandada por la supremacía de la imagen frente a la palabra. Y aunque se notan errores de principiante (cierto grado de arrogancia, lógica por otra parte), perderíamos la cuenta enumerando los fascinantes hallazgos visuales, como ese torrente de agua devorador de antiguas ciudades en el que tan solo sobresalen unas farolas todavía funcionales o la entrada de acceso al local nocturno, cual Divina Comedia de Dante, desde ya icónica secuencia de esta arriesgadísima, perturbadora y, finalmente, envolvente propuesta.

DRIVE

Posted in Críticas, Películas de culto with tags , , , on junio 30, 2013 by Gonzalo Contreras

A REAL HERO

DRIVE 6

A veces ocurre. Te sientas delante de la gran pantalla, quizá, sin apostar mucho por lo que vas a ver a continuación. De repente,  sientes cómo poco a poco la historia empieza a embriagarte. Te sumerges en sus personajes, en su música, en la trama. Y, al finalizar, se produce el milagro; la emoción te contagia, la fuerza de las imágenes entra en tus venas y una sensación de gran cine invade todo tu cuerpo.
Así es Drive, primera colaboración del director Nicolas Winding Refn y el actor Ryan Gosling (El diario de Noa, Los idus de marzo). Insólita, valiente, perturbadora. Una de las mejores películas de los últimos años; puro fuego, puro cine.

DRIVE 7Es, ante todo, una historia de redención. Y por supuesto de amor; bellísima, trágica, humana. Una puesta al día del cine noir de los ochenta (especialmente el de Walter Hill y De Palma) sin olvidar el claro homenaje al más clásico, con más dosis de hemoglobina, de los años cuarenta, retomando la extraordinaria premisa de “Out of the Pass” de Jacques Tourneur; la historia de un hombre atormentado por un turbio pasado, aquí interpretado por el propio Gosling. Un hombre que lucha, en una batalla perdida, por una vida que rompa con todo aquello. Unos demonios que le persiguen y que trata de apaciguar, al igual que Robert De Niro en la capital Taxi Driver, recorriendo a golpe de velocidad las calles de la gran ciudad.

DRIVE 8Un día conoce a su vecina, la solitaria y triste Irene (una estupenda Carey Mulligan haciendo lo que mejor sabe hacer: de Carey Mulligan), madre de un niño de corta edad.
Dos almas solitarias que conviven puerta con puerta. Una, producto de una vida de desenfreno y ultraviolencia. La otra, reflejo de los daños colaterales de ese tipo de existencia. Dos personas en principio incompatibles que se encuentran y, caprichos del destino, se enamoran.

Pero al igual que ocurría con Robert Mitchum en la obra maestra de Tourneur, justo cuando la vida parece sonreírle el pasado vuelve. No con los mismos rostros como en aquélla pero sí con la misma fiereza e impunidad. Un robo fallido será el detonante del despertar de la bestia que se esconde en Gosling. Un gigante dormido, lleno de rabia y dolor, que hará lo imposible por salvar a la mujer y al niño de un destino funesto, como si de un héroe Fordiano se tratara.

drive 4A partir de este momento el film asume unos derroteros diferentes a lo visto anteriormente, haciendo acto de presencia una violencia desgarradora y una tensión calmada que, por momentos, se convierte en irrespirable.
Drive contempla su particular venganza de manera brutal y sangrienta, de dureza nunca gratuita, teniendo como telón de fondo unos Ángeles nítidos e inhóspitos y una impresionante, extraordinaria banda sonora de evidentes reminiscencias ochenteras. Y uno, a estas alturas, no puede hacer otra cosa más que rendirse ante la conmovedora intensidad de la película, impregnada del sabor real del buen cine.

drive 5Gosling compone un retrato perfecto de este héroe atormentado; un hombre calculador, metódico, de códigos hasta entonces inalterables que se ve obligado a retomar por amor su naturaleza agresiva e implacable, la misma que la del simbólico escorpión dibujado en su chupa.
Un cambio de rumbo que tiene su punto culminante en una de las mejores escenas de la película: un beso en el interior de un ascensor tras el cual ya nada volverá a ser lo mismo. Jekyll dará paso a Hyde. El monstruo verá la luz no ante los ojos del espectador (ya habíamos sido testigos de ello) sino ante una estupefacta Mulligan; aquél del que tanto huye recorriendo las carreteras de L.A. se mostrará sin careta alguna, consciente de que su particular affair con la joven no tendrá posible continuidad.Drive 2Un momento de una belleza increíble, de arrollador y estremecedor lirismo.

Drive supone toda una rareza en el panorama cinematográfico actual. Un film redondo, amargo y crepuscular, de una profundidad extraña en estos tiempos. Cine, en otras palabras, sobresaliente.