Archivo para Rafe Spall

MI AMIGO EL GIGANTE (The BFG)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on julio 6, 2016 by Gonzalo Contreras

Y SPIELBERG OLVIDÓ LA MAGIA

Amigo gigante 2

La mayor sorpresa cinematográfica del año pasado vino de la mano del, en otros tiempos, auténtico rey de la taquilla Steven Spielberg. Con El puente de los espías, su obra más celebrada en lustros, recuperaba el aroma del mejor cine clásico y el pulso narrativo de sus grandes realizaciones, constituyendo un soplo de aire fresco a una carrera que, en la última década, presentaba más patinazos que aciertos. Quedaba por ver si su nuevo proyecto, un retorno a los mundos peterpanescos que sólo su brillante mente sabe reproducir, plasmaba con la misma elegancia la magia visceral de sus obras más familiares y recordadas.

AMIGOEn apariencia, MI AMIGO EL GIGANTE posee todos los ingredientes para convertirse en un nuevo pelotazo, crítico y comercial, del oscarizado realizador: héroes de aspecto dudoso pero de gran corazón, odiosos y temibles villanos, fulgurantes reinos encantados y la defensa de la amistad y los sueños como bienes más preciados. Contra todo pronóstico, y a pesar de su portentosa calidad técnica, Spielberg se enreda con una historia delirante aun dentro de las lógicas licencias fabulescas. Incapaz de transmitir emoción alguna, teje una primera hora soporífera en su calma deliberada y un segundo tramo, cortante con lo anteriormente visto, que es puro delirio psicotrópico. Ni huella de su esencia e inconfundible ingenio, hasta el punto de que sólo en contadísimos momentos sientes que el artífice de joyas como E.T o Jurassic Park esté manejando los hilos del proyecto.

No obstante, sería injusto reprocharle cada uno de sus fallos. Si hay un problema de fondo, ese reside en el material de origen. Se dice que la novela, escrita por Roald Dahl, cabeza pensante de algunos de los más bellos y oscuros cuentos adolescentes, es la preferida del Rey Midas y, a tenor de las circunstancias, la creación más personal del autor (lo concibió en homenaje a su hija, fallecida con siete años de encefalitis por sarampión). Tal vez para apreciarlo haya que leerlo en edades tempranas, pero ya de adulto el relato, de público indefinible, resulta tedioso, infantiloide en demasiados pasajes e intrincado en su moraleja, carente del encanto atemporal que sí tenían obras como Matilda o la fantástica Charlie y la fábrica de chocolate. Con este panorama, no es de extrañar que la, probablemente, peor narración de Dahl haya desembocado en el Spielberg más deficiente desde 1941.

AMIGOS DE MÁS

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , on agosto 28, 2014 by Gonzalo Contreras

SIN DERECHO A ROCE

AMIGOS DE MAS 2

Le ha costado esfuerzo, sudor y lágrimas pero, por fin, podemos confirmar que Daniel Radcliffe, más conocido con el seudónimo de Harry Potter, ha dado un gran paso en su afán de deshacerse del disfraz de hechicero cicatrizado. La prueba visible de esta necesaria conversión se presenta bajo el título de AMIGOS DE MÁS, un satisfactorio divertimento cuya mayor baza reside en la habilidad de jugar, a su antojo, con los clichés usuales del género.

Tras una frustrada relación, Wallace (Harr…, ¡perdón!, Radcliffe -tengo que acostumbrarme-) conoce en una fiesta a la reservada Chantry (una dulce y encantadora Zoe Kazan). Ambos congenian al instante. Sin embargo, el noviazgo de la joven con otro chico les hará pactar un acuerdo verbal a modo de mandamiento inquebrantable, basado en el respeto de su recién inaugurada amistad, tarea difícil cuando la atracción mutua es tan fuerte y sincera. Ya saben, el amor está en el aire.

La solvencia del film viene avalada por un guión colmado de inteligentes diálogos (algunos realmente ingeniosos) y de un sutil romanticismo que huye de los almibarados derroteros de propuestas similares, éxito en el que colabora la evidente complicidad de la pareja protagonista. Sus idas y venidas, las miradas pasionales fortuitas y los malentendidos sexuales están muy llevados por un realizador que estampa, además, un acertado sello evocador a través de los dibujos de Chantry, reflejo de sus más íntimos anhelos.

Lejos de empachar, funciona gracias a su justa proporción de comicidad y drama, resultando finalmente atípica, fresca y desenfada. Cálida cuando la ternura entra en juego, enormemente divertida en los momentos en que el humor demanda su sitio (desternillante la accidentada “noche de parejas”). Y esto último, no lo duden,  siempre es de agradecer.