Archivo para Richard Linklater

TODOS QUEREMOS ALGO

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on junio 30, 2016 by Gonzalo Contreras

DESMADRE A LA AMERICANA

Todos queremos algo

La última noche del verano de 1962 le servía a George Lucas, en su obra maestra American Graffiti, para ejemplificar la pérdida de la inocencia de un grupo de jóvenes californianos, recién salidos del cascarón estudiantil, dispuestos a dejar sus raíces para convertirse en flamantes universitarios. Era una velada de risas y lágrimas, de inquietudes y decepciones ante un mundo que les quedaba demasiado grande, de soñadores que disfrutaban de sus últimas correrías escuchando al raso las melodías más radiadas de la época. Y aunque apenas ocurría nada relevante, la evocadora mirada impresa por el realizador, unida a cierta vena crítica (el descorazonador y cortante epílogo), la convirtieron en un arrollador éxito mundial y en todo un himno de la juventud americana.

Todos queremos algoCon idénticos acordes nostálgicos, sabiamente interpretados por un cineasta que domina como nadie la banda sonora de nuestra vida, y cambiando el marco temporal pero no el mitificador contenido, la exultante TODOS QUEREMOS ALGO demuestra que la vida en la facultad es una prórroga de la high school más que una toma de contacto con el universo de los adultos, perviviendo en ella las ganas de desmadre (a la americana) y la fiebre del sábado noche. Sin recurrir jamás a la sensiblería, y dotando a sus personajes de una aplastante verdad, Richard Linklater compone un vitalista y veraniego canto a la amistad, al desenfreno, a la libertad que sólo te proporcionan esos años marcados por las hormonas y el Dalacín y, en definitiva, a la desinhibida generación de los ochenta. Tanto, que a uno le encantaría introducirse en una máquina del tiempo y vivir en primera mano las experiencias presentadas en esta maravillosa película.

Anuncios

BOYHOOD (MOMENTOS DE UNA VIDA)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , on septiembre 10, 2014 by Gonzalo Contreras

LA GRAN BELLEZA

boyhood

Entre fiestas, alcohol y excéntricos vividores, el novelista Jeff Gambardella, alias Toni Servillo, buscaba en la extraordinaria La Gran Belleza el germen de toda esencia e inspiración, la catarsis artística que le llevara a repetir éxitos literarios del pasado. En un momento de lucidez comprende que, tal vez, ese momento de “esplendor en la hierba” permanece oculto en los propios recuerdos de juventud, en una vida pasada demasiado lejana en el tiempo.

boyhood 2¿Qué hay en esos años, cada día más aparcados, que tanta claridad y nostalgia nos provoca? Posiblemente una buena respuesta la obtengamos en el nuevo e insólito trabajo de Richard Linklater. A lo largo de 12 años y 39 días, el director de la trilogía que iniciara la espléndida Antes del Amanecer ha filmado un espectáculo sin precedentes: la plasmación más auténtica de la vida misma expuesta en la gran pantalla, siendo los ojos de Mason (Ellar Coltrane) el espejo que conecta al espectador con el devenir del tiempo, verdadero protagonista del film.

En su evolución, desde la infancia hasta la edad adulta, Linklater muestra el paso de los años con total fiereza y detalle, sin bálsamos ni ungüentos que oculten el desgaste que conlleva y escogiendo momentos aleatorios de la existencia del joven. Más que retratar situaciones clave, el cineasta prefiere reflejar en pantalla las consecuencias de éstas, mucho más interesantes. Sin manierismos y siempre desde la distancia, resultando extrañamente conmovedor, próximo a un público cómplice de muchas de las situaciones que ve, palpa y escucha. Un fascinante y nostálgico viaje por los recuerdos, siendo Mason el conductor y los demás personajes pasajeros casuales de su travesía. Entre todos, forman un collage fotográfico y genealógico, una estampa a cámara rápida de la familia en sus diversas etapas, con sus virtudes y, lógicamente, defectos.

boyhood 3El producto final sobrepasa el terreno cinematográfico. Un film predestinado a ser analizado en las escuelas audiovisuales. E incluso, de obligada visión en los colegios e institutos; ideal para hacer comprender a los estudiantes de qué va realmente esto de la vida. Enseñanzas universales, experimentadas generación tras generación, son reveladas de manera limpia y honesta: las primeras decepciones, los grandes triunfos, la elección acertada y errónea de los amigos, la importancia de las decisiones, el primer amor y, sobre todo, la pérdida de la inocencia, diluida como un fugaz resplandor en donde el tiempo, nuevamente, actúa como el mejor antídoto para aplacar las heridas más dolorosas.

Sólo en contadas ocasiones tenemos el placer de vivir en nuestras carnes la magia visceral del cine. Ésta lo es. Una película ÚNICA (con mayúsculas), testigo directo del nuevo milenio, de una profundidad que sólo se contempla cuando sales de la sala, respiras y te das cuenta de que una vida (casi) real ha pasado ante tus ojos. Un absoluto triunfo.

ANTES DEL ANOCHECER

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , on julio 28, 2013 by Gonzalo Contreras

DOS EN LA CARRETERA

antes del anochecer 2

En el clásico que da título a esta crítica, obra maestra del cineasta Stanley Donen y con la que Antes del Anochecer comparte varios puntos en común, Audrey Hepburn preguntaba en una escena a su marido, interpretado por Albert Finney, cómo se llamaban las personas que se sientan una frente a otra sin tener nada que decirse. El bueno de Finney respondía, sarcásticamente, que se trataba de los matrimonios. Fuera bromas, lo cierto es que presenciando esta nueva entrega de Richard Linklater, tercera parte de la trilogía que iniciara allá por 1995 con la estupenda Antes del Amanecer, se podría decir que la teoría propuesta por Donen estaba equivocada. Y si no, que se lo pregunten al matrimonio compuesto por Jesse y Céline (interpretados nuevamente por Ethan Hawke y Julie Delpy, adaptados a los personajes como si de una segunda piel se tratara), cuarentones en plena crisis de identidad y enfrentados entre sí a un amor estancado, trasmitido a los espectadores a través de interminables conversaciones y reflexiones sobre la pasión, la fidelidad y, cómo no, la vida.

antes_del_anochecer 4Hay que señalar que Antes del Anochecer (erróneo título español, siendo Antes de Medianoche el nombre correcto en relación a lo contado) no es una cinta al uso. Es una película honesta, mejor pensada que ejecutada, que rompe con el mundo idílico planteado por la pareja protagonista en las dos anteriores entregas. La vuelta del hijo de Jesse a Chicago será el punto de inflexión, como bien vaticina Céline, de los estamentos que han marcado su estabilidad. Tras varios años de convivencia, las dudas y miedos empiezan a tomar protagonismo. Y con ello, las preguntas: ¿Estaríamos juntos de no ser por las niñas? ¿Hiciste bien en venirte a vivir conmigo a París? En definitiva: ¿qué hubiera pasado si…?

Si bien es cierto que su enfrentamiento está magníficamente realizado, lleno de franqueza y sensibilidad (apoyado en todo momento por el gran trabajo de los actores) lo cierto es que éste no acontece hasta el último tercio del film. Hasta entonces, hemos convivido con ellos y la familia que los acoge, integrando por primera vez en la trama más personajes que la propia pareja protagonista, en mi opinión perjudicial pues ralentiza el ritmo y desenfoca la relación entre los ya no tan jóvenes galanes. A más personas, más diálogos. Y aquí servidor reconoce que se pierde con tanta verborrea y comentario supuestamente modélico. Por momentos, desconecto; me aburren, me saturan, e incluso me parecen soporíferos. De hecho, diálogos generacionales como los planteados los hemos visto mucho antes, mejor resueltos y mucho más conmovedores.

La cinta repunta (y bastante) en la parte novedosa de la historia, aquella en el que las verdades salen a la luz, precedida de un momento precioso; Céline y Jesse sentados en un banco presenciando una puesta de sol. Céline narra minuto a minuto el ocaso hasta que el sol se oculta en su totalidad, nuevo presagio de un amor que, quizá, también esté desapareciendo en el horizonte.antes del anochecer 6

Una correcta aunque desigual película, excelente en ocasiones, pero lejos de la obra maestra que gritan al unísono el 99% de las críticas especializadas. Y claro está, de la simplicidad y grandeza de la pieza original. Faltan (al igual que en la segunda parte) momentos de miradas, de gestos, como los presenciados por las calles de Viena en la inolvidable Antes del Amanecer. Instantes como los presentes en aquella cabina de música en la que Delpy y Hawke, con solo mirarse, se lo decían todo. Y sin pronunciar palabra alguna.