Archivo para Saoirse Ronan

LADY BIRD

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on febrero 22, 2018 by Gonzalo Contreras

LA IDEALIZACIÓN DE LA JUVENTUD

Érase una vez una joven de diecisiete años inteligente, inconformista y un tanto contestataria pero de buen corazón. Vivía con su familia en un barrio de Sacramento, justo en el lado de la vía del tren equivocado, caracterizado por una humildad que contrastaba con la ampulosidad de las mansiones que reinaban un pocos metros más allá. Soñaba con comerse a bocados el mundo, abandonar los dictámenes religiosos marcados por la escuela católica en la que estudiaba, descubrir por sí misma los secretos y el ambiente cosmopolita que esconden las ciudades situadas en la Costa Este de Norteamérica y alejarse de una madre a la que adoraba pero que, en el fondo, y como buena adolescente díscola e inmadura, no podía soportar. Se hacía llamar Lady Bird, quizás por intentar atrapar, aunque simplemente fuera a través de las letras que componían su nuevo apodo, parte de esas ansias de libertad que tanto anhelaba descubrir y que tan lejos le resultaba divisar. Su verdadera identidad.

Con total seguridad, y obviando los detalles más particulares, el argumento descrito en el anterior párrafo les suena familiar. Lo hemos visto exhibido, con mayor o menor fortuna, en innumerables producciones americanas, la mayoría desde la perspectiva independiente (o indie, como prefieran) que muestra la película que nos ocupa. No obstante, no se dejen llevar por los prejuicios. A diferencia de las más insulsas, lastradas por los convencionalismos y ciertos desmanes de pretenciosidad, la efectiva LADY BIRD, símbolo actual, por motivos evidentes, de la corriente feminista abanderada por Hollywood, sobrevuela por encima de la media gracias a la espontaneidad, el minimalismo y la carga nostálgica conferida por su directora, la (a veces pasional, a veces irritante) actriz Greta Gerwig, capaz de conglomerar con acierto los detalles más personales de su juventud y transformarlos en un collage que conecta de lleno con el pasado del gran público.

De esta manera, y apoyándose en la maravillosa interpretación de Saoirse Ronan, diamante en bruto de la industria actual y álter ego de la realizadora, compone un certero fresco sobre la reconciliación con esas raíces que un día rechazamos y la añoranza, vista desde la distancia, de aquellos maravillosos (e idealizados) años, capturando a modo de episodios sueltos momentos álgidos de la aventura misma del crecer: conversaciones inanes con nuestros amigos de sangre (brillante la secuencia en la que hostias no consagradas y debates sobre la masturbación comparten plano); las relaciones fallidas; las relaciones aún más fallidas; la soledad que conlleva la incomprensión y la fascinación que se proyecta más allá de los dominios del reino materno. Todo expuesto desde la más absoluta naturalidad, sin histrionismos, sin situaciones atípicas o falsamente desmesuradas, y en donde parece no pasar nada y, en el fondo, pasa de todo. Como en la propia adolescencia.

Anuncios

BROOKLYN

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , on febrero 22, 2016 by Gonzalo Contreras

MI SITIO EN EL MUNDO

BROOKLYN

No es la primera vez que Irlanda es motivo de evocación en el cine. Ya en El hombre tranquilo, la obra capital de John Ford, John Wayne volvía a su Innisfree natal para expiar sus pecados e iniciar un nueva vida atendiendo a las sabias palabras de su madre sobre la comarca, un cuadro de postal detenido en el tiempo, de impresionantes parajes verdes, caminos serpenteados por laderas y pequeños pueblos presididos por el campanario de su iglesia. Los orígenes del protagonista se convertían en su tabla de salvación terrenal y espiritual, dejándose impregnar desde el momento de su llegada por un entorno tan bucólico e idílico como sumamente peligroso para la traicioneras redes de la melancolía.

De BROOKLYN 2eso precisamente trata BROOKLYN; de la nostalgia que oprime el alma, de la ruptura del cordón umbilical que nos une a nuestras raíces. Saoirse Ronan da vida a Eilis, una emigrante irlandesa que decide cruzar el charco en busca de un futuro mejor en Nueva York. El apego a su tierra y el choque de las costumbres nativas con los hábitos neoyorquinos harán de los primeros meses un tiempo difícilmente soportable para la muchacha. Poco a poco, y gracias a su trabajo en unos grandes almacenes, la convivencia con sus compañeras de residencia y el afecto que siente hacia un fontanero italoestadounidense, conseguirá salir del bache asentando sobre terreno americano los cimientos de una nueva vida.

Más que la historia de una joven dividida entre dos amores, al director John Crowley le interesa el triángulo de dependencia que se establece entre ella y las dos patrias, la que la acogió y la que la vio nacer. Sin alardes narrativos ni artificios impostados, dota a la cinta de una singular calidez y de un corte identificablemente clásico. Eso sí, a diferencia de propuestas recientes, tales como las insufribles La teoría del todo o La chica danesa, lo académico no se apropia del relato; está al servicio del relato. La soberbia transformación de Saoirse Ronan de joven virginal e inexperta a toda una mujer de mundo, adaptada al american way of life como una estadounidense más, pone el broche de oro a esta pequeña y encantadora película.

LOST RIVER

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , on abril 17, 2015 by Gonzalo Contreras

EN LA BOCA DEL LOBO

lost river

En LOST RIVER hay una fábula de adultos deseando salir a la superficie. Lo vemos en la amalgama de personajes que pueblan esta historia: en los protagonistas, seres desamparados, mártires inclusive, que luchan por subsistir y defender su territorio; y en los villanos, lobos hambrientos que disfrutan humillando a los indefensos y que se regocijan, día sí y día también, viendo cómo se autolesionan al son de diabólicas carcajadas. Y también en el propio telón de fondo, los desechos de la América más grotesca y pestilente, tierra muerta dominada, ya se habrán imaginado, por los antagonistas, unos pertenecientes a la banca (con la crítica social que conlleva) y otros cabecillas de bandas callejeras.

lost river 2Menos onírica y más inteligible de lo que prodigaban algunas voces en el pasado festival de Cannes, la ópera prima de Ryan Gosling se traduce en un excitante experimento deudor, en demasía, de grandes artesanos como David Lynch o Terrence Malick y de cineastas más actuales como Nicolas Winding Refn, amigo y realizador de la película que le encumbrara a nivel crítico, la sobresaliente Drive. Lo curioso es que, cuanto más se aleja de sus mentores, mayores cotas de calidad adquiere el producto. Gosling sabe inyectar tensión e inquietud a una narración siempre comandada por la supremacía de la imagen frente a la palabra. Y aunque se notan errores de principiante (cierto grado de arrogancia, lógica por otra parte), perderíamos la cuenta enumerando los fascinantes hallazgos visuales, como ese torrente de agua devorador de antiguas ciudades en el que tan solo sobresalen unas farolas todavía funcionales o la entrada de acceso al local nocturno, cual Divina Comedia de Dante, desde ya icónica secuencia de esta arriesgadísima, perturbadora y, finalmente, envolvente propuesta.

EL GRAN HOTEL BUDAPEST

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on marzo 20, 2014 by Gonzalo Contreras

GRAND HOTEL

BUDAPEST 3

En un momento concreto de la maravillosa e incomprendida Días de Radio de Woody Allen, varios de los personajes claves del film subían a la azotea de un antiguo edificio para festejar el año nuevo. Almas en el olvido, algunas desprestigiadas, otras corrompidas, se reunían como espectros en la noche rememorando sus vidas pasadas, marcadas por los días de vino y rosas.

BUDAPEST 2Con muy diferente estilo y forma, pero con una misma intención claramente evocadora, Wes Anderson recrea en esta particular e imaginativa cinta una nostálgica estampa de un tiempo perdido en el propio tiempo, formado por singulares personajes partícipes de una última y memorable aventura antes de que los totalitarismos destruyan su idílico mundo, construido a golpe de saber estar, gusto y distinción. Todo bajo la personalísima batuta del director, cuyo estilo se perfila y consolida en esta obra, de impresionante factura técnica. Probablemente, la más abierta y directa al público mayoritario.

BUDAPEST 5Admiradores y detractores aparte, no cabe duda de que Anderson es un verdadero creador. Ha sabido desarrollar un universo propio, inconfundible, en donde melancolía y comedia se estrechan fuertemente la mano. Todas sus constantes se dan cita en el enigmático Budapest: relatos episódicos entrelazados, perfectos encuadres, ritmo endiablado, zooms y frenéticos travellings. No obstante, ninguno de estos elementos destacaría si no fuera por la capacidad de fabulación del cineasta estadounidense. Inculca, como no lo había conseguido hasta ahora, un certero equilibrio entre lo que quiere contar y cómo lo quiere contar. Rescata hábilmente la esencia del cartoon y del cine clásico mudo, principalmente cuando los equívocos hacen acto de presencia, y dota de especial carisma a la hilera de inquilinos que habitan el hotel, empezando por un Ralph Fiennes en estado de gracia, brillante como conserje de profesión y amante en horas festivas.
De esta forma, consigue su obra más firme y rompedora.  El Gran Hotel se define como una alegoría de la Belle Époque y los fantasmas que la poblaban, un pequeño refugio que se resiste a desaparecer ante la decadencia visible de los nuevos tiempos.

BYZANTIUM

Posted in Cine de Terror, Próximamente with tags , , , , on febrero 9, 2014 by Gonzalo Contreras

CRÓNICAS VAMPÍRICAS

byzantium 3

No es hasta los momentos finales de la vampírica Byzantium cuando uno percibe que detrás de esta irregular película se escondía un argumento potente, colmado de brillantes ideas capaces de dar un balón de oxígeno a un tema lastrado en la actualidad por la efímera saga adolescente Crepúsculo.
Por desgracia, sus buenas intenciones no acaban plasmándose en pantalla, posiblemente por la diversidad de historias que trata de enlazar sin adquirir una unidad sólida, consistente, bebiendo demasiado de exitosas propuestas tales como Entrevista con el vampiro (en los flashbacks del pasado, los mejores momentos de la película), El Ansia (la relación de la guapísima Gema Artenton y Saoirse Ronan) y en la historia de amor vista en la elogiada Déjame entrar.

byzantium 2Tampoco ayuda el tono impreso por su director, el en otros tiempos reconocido cineasta Neil Jordan, autor de la estupenda En Compañía de Lobos. Ni rastro de su personal sello, dejándose llevar por un ritmo excesivamente sosegado y de contenido desconcertante en su primera parte (incluyendo farragosos personajes, como el dueño del hotel con complejo de Edipo) y componiendo un apresurado y comercial segmento en el último tercio, con un final demasiado benevolente, poco arriesgado.

byzantium 4No obstante, está lejos de considerarse una mala película. Individualmente consta de varios aciertos, principalmente en la historia pasada y a nivel estético; los ecos de Anne Rice, ya manoseados por el propio Jordan en su comentada disección de sus Crónicas Vampíricas, destellan en sus mejores pasajes (el hedor a muerte, la peste de otros tiempos, la depravación sexual) e incluso se consiguen algunos momentos fascinantes, como la personificación del Ángel de la Muerte en el personaje de Ronan o las oníricas escenas (algo pomposas, todo hay que decirlo) de la cascada emanando sangre, iluminadas por una absorbente banda sonora, lo mejor de la cinta.

Tan interesante como fallida, una cinta de grandes propósitos, correcta sin resultar nunca trascendente. Constituye un agradecido punto de inflexión en el daño ocasionado por la infesta saga de Stephanie Meyer, responsable de profanar un mito en verdad eterno, icónico, fascinante.