Archivo para Sean Harris

MISIÓN IMPOSIBLE: FALLOUT

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , on julio 26, 2018 by Gonzalo Contreras

LA CIMA DE LA SERIE

La saga de Misión: Imposible es una auténtica rara avis dentro del panorama actual: al contrario de lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos, sus secuelas, en lugar de quedar enclaustradas en la fórmula explotada en la primera parte, han sabido renovar el material de origen hasta convertirse en blockbusters con sello propio, asombrosamente funcionales en sus propósitos y en las demandas exigidas por los espectadores en cada una de las décadas en las que se han desarrollado (recordemos que la original data de 1996).

Las aventuras comenzaron de la mano de un De Palma menor; brillante en la dirección, la cinta tropezaba con un mediocre guion que hacia aguas en un tramo final calamitoso en su acabado artístico (memorable, para mal, un desenlace en el que un helicóptero y dos trenes de trayectoria opuesta se encontraban a toda velocidad en el interior de un reducido túnel de montaña). John Woo, en la segunda y peor entrega del repertorio, imprimió el estilo de su trepidante Cara a cara con infumables resultados. Por fortuna, J.J. Abrams y Brad Bird, directores de la tercera y cuarta respectivamente, allanaron el terreno con audacia aportando conceptos y diseños mucho más interesantes y menos manoseados de lo visto hasta entonces. No eran grandes cintas, pero sí un comienzo realmente prometedor.

Y llegamos por fin a Christopher McQuarrie. Ganador de un Oscar por su formidable libreto de Sospechosos habituales, ha demostrado, tanto en la anterior como en esta nueva película, grandioso divertimento a mayor gloria de su actor protagonista, ser el cineasta idóneo para actualizar las hazañas del ya mítico agente Hunt. ¿Su secreto? Invertir muchos de los conceptos estipulados en la serie (tanto televisiva como cinematográfica), desprendiéndose de la narrativa clásica en favor de la epopeya más frenética, canalla y (si se quiere) delirante y de los hilos que le unían innecesariamente a los segmentos marcados por la cultura popular impresa por James Bond. Dichas pérdidas, lejos de considerarse un lastre, otorgan a la cinta una nueva dimensión gracias a un aliado inmejorable: un sólido e hiperactivo guion provisto de sorpresas, humor, giros argumentales y enloquecidos golpes de efecto.

Y luego está la planificación de sus secuencias de acción, es decir, el 90% del metraje. Con Cruise en su salsa, Henry Cavill en su actuación más elogiable hasta la fecha y Rebeca Ferguson devorando plano en cada aparición, MISIÓN IMPOSIBLE: FALLOUT constituye un impresionante y adictivo parque de atracciones visual que deja literalmente con la boca abierta, ya sea por sus apuntes cinéfilos (la pelea en el cuarto de baño al más puro estilo Mentiras arriesgadas) como por la ejecución de sus espectaculares escenas (la carrera en moto por París, la impagable secuencia del Halo, un salto en paracaídas real efectuado por el propio intérprete), formando, junto a Nación secreta, uno de los mejores dípticos del género vistos en los últimos años.

MACBETH

Posted in Críticas (Estrenos), Próximamente with tags , , , , , , , , , , , , , , on diciembre 24, 2015 by Gonzalo Contreras

REVISIONANDO A SHAKESPEARE

macbeth

Hay que reconocer el riesgo que conlleva, a estas alturas de la cinematografía, realizar una versión del inmortal Macbeth de William Shakespeare con unas aspiraciones dignas de permanecer en el recuerdo del gran público. A la cantidad de películas adaptadas libremente del relato, en verdad incalculables, hay que añadir aquellas selladas por algunos de los más grandes artesanos del cine. Desde Welles y su expresionista composición, pasando por la hipnótica y feudal de Kurosawa o la violenta visión de Polanski, estallido cinematográfico del dolor ocasionado por el asesinato de su mujer Sharon Tate, todas ellas destacan por resumir, a su manera pero de forma impecable, los intereses y propósitos de la obra del dramaturgo inglés.

Amacbeth 2 esta honrosa lista se suma la propuesta que nos ocupa. MACBETH se estrena con honores en el nuevo siglo (en el 2006 hubo un producción australiana de ínfima calidad) de la mano de Justin Kurzel, un director casi debutante pero con ideas sumamente atractivas. Sin perder las notas teatrales, perfectamente ensambladas al modelo cinematográfico, así como la fidelidad al texto original, se deja la piel ensalzando los dos pilares que engrandecen esta nueva revisión: la ambientación y las interpretaciones.

Ideada, quizá, como la resurrección definitiva de la inmortal tragedia, con unas pretensiones que recuerdan a las abarcadas por Coppola en su excelsa Drácula, Kurzel se luce en las escenas panorámicas. Con un fascinante estilo visual y cromático, acorde con las tendencias actuales en las que la sangre salpica el mismísimo patio de butacas, el cineasta otorga a las campiñas escocesas toda la naturaleza fantasmagórica y lúgubre que respiran las páginas de Shakespeare, inundándolas de frondosas brumas, cielos enrojecidos y seres espectrales, con especial mención a las Hermanas Fatídicas aquí representadas como jóvenes pulcras, casi virginales, nada que ver con el rostro decrépito de otras adaptaciones. Y en cuanto a los terrenales, Fassbender y Cotillard están deslumbrantes. Poseedores de una química aplastante, evidente en la escena de sexo en la que planean la ejecución del monarca, proyectan en cada plano el espíritu mefistofélico de dolor, ambición y destrucción que entrañan sus personajes. El Mal en estado puro. Como diría el poeta John Milton, “más vale reinar en el infierno, que servir en el cielo”.

LÍBRANOS DEL MAL

Posted in Cine de Terror, Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , on septiembre 7, 2014 by Gonzalo Contreras

AMÉN.

libranos del mal 2

Pese a no ser tan recordada como otras obras de terror posteriores, tales como The Ring o la más reciente Insidious, una de las mejores y más interesantes películas del género de los últimos años es sin duda El exorcismo de Emily Rose. La dirigía Scott Derrickson, un realizador casi novato (tan solo contaba con una cinta en su curriculum, la olvidable quinta parte de Hellraiser) que supo imprimir un estilo sombrío y elegante a una historia excesivamente manoseada por un Hollywood siempre deseoso de repetir el éxito arrollador de El exorcista. Años más tarde, volvía a mostrar su valía en la estupenda Sinister, un sorprendente cuento de fantasmas (y sí, también de posesiones) brillantemente interpretado y ambientado que, además, daba auténtico miedo.

Como parte final de esta especie de trilogía, con el tema de los entes diabólicos como telón de fondo, y supuestamente basado en hechos reales, LÍBRANOS DEL MAL se presenta como un film menos vistoso y elaborado, pero poseedor de momentos bastante inquietantes, con la suficiente fuerza como para convertirlo en un producto finalmente digno. La lluviosa atmósfera, deudora de la filmografía de Fincher, empapa de manera continua los rostros de Eric Bana y Edgar Ramírez, dos hombres de actitudes radicalmente opuestas unidos, sin embargo, por un “radar” que les permite percibir el peligro más perturbador e incomprensible. Su alianza será vital para detener a un antiguo combatiente en Irak poseído por una oscura fuerza del averno.

Si bien se echa en falta una mayor cohesión estructural, Derrickson se mueve como pez en el agua en aquellas escenas claves para dotar al largometraje de la tensión requerida. Un ejemplo lo observamos en la artillería final a modo de exorcismo, cómo no, improvisado. Mil veces visto, pero muy bien rodado.
Plantea, a diferencia de sus dos anteriores propuestas, una disgregación de la oscuridad más allá de una granja aislada en pleno páramo o de un caserón marcado por crímenes del pasado. Un Mal desmembrado, capaz de reclutar y expandirse como veneno, de traspasar fronteras, engendrado (y he aquí la genialidad de la premisa, no del todo aprovechada) en las mismísimas entrañas de la guerra, germen real del odio más mezquino e (in)humano.