Archivo para Sofie Gråbøl

LA CASA DE JACK

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , on enero 23, 2019 by Gonzalo Contreras

RETRATO DE LARS VON TRIER

Irreverente, perverso, generador de pasiones desatadas entre no pocos cinéfilos (los entusiastas de Sitges, sin ir más lejos) como de repulsión entre críticos incapaces de entender las obsesiones más características y malsanas de su sello autoral (los refinados actuales de Cannes), el cine de Lars Von Trier (Rompiendo las olas, Dogville) pocas veces deja indiferente al gran público. Controvertido hasta en sus declaraciones en ruedas de prensa, llegando a afirmar su simpatía hacia cierto líder supremo del Tercer Reich, el cineasta ha vuelto a dar la campanada con LA CASA DE JACK, un proyecto, como no podía ser de otra manera, envuelto en la polémica por la escabrosidad de sus cruentas imágenes.

Mareos, desmayos, vómitos entre los asistentes, insultos dirigidos a la propia pantalla (¡!)… Una vez vista, y como bien aseguraban los más discordantes, la película tiene todos los ingredientes para ser considerada pornografía audiovisual entre los más puritanos. Eso sí, todos aquellos abiertos de mente que no tengan miedo de adentrarse en la demencial creatividad del realizador danés descubrirán suficientes valores como para considerarla una obra magna, atípica e inabarcable en su complejidad, tan insólita y narcisista que la convierten en una especie única en su mensaje conclusivo.

Matt Dillon, inmenso en su papel de psicópata misógino y sin escrúpulos, es, en realidad, el reflejo en el espejo de Lars von Trier. Y es que esta pieza, milimétricamente diseñada para sacar de quicio al espectador, es todo un monumento al egocentrismo del director. En otras palabras, un escupitajo en la cara a sus detractores, una clara muestra de superioridad hacia sus seguidores, una defensa a ultranza de sus obras anteriores y de la magnificencia que caracteriza a todas ellas. Si no entiendes su grandeza, o no comprendes las metáforas, los dilemas morales y los elementos catárticos que habitan en su filmografía, es, sencillamente, porque no tienes la capacidad intelectual para apreciar su arte.

Y de arte trata el asunto. Con suma incorrección política y con una ampliación de los argumentos que ya sobresalían en la menor (discúlpeme, Mr. Trier) Nymphomaniac, lleva al paroxismo sus propias inquietudes identificando el asesinato, el sufrimiento y la mutilación como expresión última de la creación artística. El resultado, un viaje a los infiernos difícilmente soportable para asistentes con problemas estomacales, supone la personalísima expiación de sus propios pecados cinematográficos. Horripilante, sí, pero implacable en su imponente majestuosidad.

Anuncios