Archivo para Steven Knight

ALIADOS

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , on noviembre 25, 2016 by Gonzalo Contreras

EN EL AMOR Y EN LA GUERRA

Aliados

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, y como apoyo a las acciones de política internacional, Hollywood tomo partido produciendo una serie de films al servicio de la campaña antinazi y en defensa del bando aliado (respaldando especialmente a Gran Bretaña) que glorificaban los valores democráticos y familiares frente a la tiranía totalitaria promovida por el régimen de Hitler. Fruto de esta iniciativa, de infalible calado en la sociedad norteamericana, los mejores directores de la época ofrecieron algunas de sus películas más celebradas (ideológica y artísticamente), muchas de ellas bendecidas por el clasicismo y el embrujo atemporal de aquellos años. Entre los ilustres nombres encontramos a Jean Renoir, con Esta tierra es mía; William Wyler, con su oscarizada La señora Miniver; y, cómo no, Michael Curtiz y su inmortal Casablanca, visualizada en un principio como una insignificante cinta de serie B partidaria de la incursión de Estados Unidos en la contienda.

Aliados 2En un momento actual en el que la digitalización y las últimas novedades tecnológicas encuentran en el cine su medio de difusión más rentable, se agradece la aparición de proyectos como ALIADOS, cuyo objetivo principal radica en recuperar el inconfundible aroma del cine propagandístico del Hollywood dorado (el de los grandes romances cocinados a fuego lento, las fiestas de etiqueta y el champán como bebida de socialización) agitándolo, oportunamente, con elementos de acción próximos a la escritura moderna. Pese a algunos achaques de ritmo, visibles en el giro argumental de la segunda parte del metraje (destripado impunemente en el trailer oficial), y la falta de pasión que demanda la columna vertebral de la historia, derivada de la nula expresividad de Brad Pitt, la película de Robert Zemeckis sale airosa del difícil reto de salvaguardar la artesanía de la vieja escuela gracias a la probada destreza narrativa del cineasta en las secuencias de mayor atmósfera (como ejemplo, la tensión climática de la escena del aeropuerto) y a la luz que irradia la siempre exultante Marion Cotillard, definida acertadamente en el film como el alma de la fiesta.

LOCKE

Posted in Críticas (Estrenos), Próximamente with tags , , , , , , , , on julio 27, 2014 by Gonzalo Contreras

CURVAS Y BIODRAMINALocke

El estilismo como ejercicio cinematográfico, y el poder de la imagen como punto focal de la narración. Es la definición instantánea que me viene a la mente después de recorrer junto a Ivan Locke las nocturnas carreteras de la ciudad y, de paso, las de su propia mente (también, bastante sombrías). Steven Knight, guionista de la notable Promesas del este, se propone estrujar nuestro estómago, remover las tripas y demostrar cómo podemos ser protagonistas, con un simple giro a la derecha, del thriller más claustrofóbico y visceral de nuestras vidas, y sin salir de un lujoso BMW de categoría familiar. Toda un experiencia.
Sentimos en nuestro propio pellejo la angustia existencial del protagonista, un hombre extremadamente controlador que, de la noche a la mañana, verá truncada su vida por un desliz del pasado. En pocos minutos, todos sus logros, familiares y laborales, se derrumbarán como la zona que tenía previsto demoler al día siguiente, mientras las sombras del pasado, siempre en cuarentena, acechan en el asiento de detrás.

LockeTom Hardy aprovecha al máximo un vehículo destinado a su lucimiento, metafórica y literalmente hablando. Sus nervios y esa ira indefinible que va supurando en piel calan en un espectador que pide a gritos salir del coche, expulsar dióxido y respirar aire fresco. Una incómoda sensación potenciada por el virtuosismo plástico del film, soberbio, caracterizado por la constante fusión del rostro del actor con las mareantes autopistas que transita.

Como suele ocurrir en este tipo de propuestas tan minimalistas, durante el trayecto uno se pregunta si el envoltorio disfraza en demasía un argumento más simple de lo que parece, y si algunos de los soliloquios recitados por nuestro protagonista, sobre todo los más freudianos (innecesariamente explícitos), no están de más. Pero poco importa; el experimento físico está por encima del carácter fílmico y, como tal, convence. Con LOCKE ha nacido una nueva obra de culto.