Archivo para Tu hijo

TU HIJO

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , on noviembre 6, 2018 by Gonzalo Contreras

EN EL NOMBRE DEL PADRE

Es un hecho actual palpable, imposible de discutir: padres que, creyendo que sus hijos disfrutan de sus jornadas de ocio de una forma cívica y responsable, desconocen una realidad mucho más preocupante lastrada por los excesos y malos hábitos de sus propios retoños. Los docentes conocemos con detalle este problema. De hecho, lo corroboramos cada día con algunas de sus ya célebres afirmaciones, muchas convertidas en todo un cliché educativo: “mi niño es incapaz de hacer algo semejante”, “debe tratarse de un error” o, el más manido y no por ello menos eficaz, “algún amigo le habrá incitado a ello”; viven en una burbuja, inconscientes de los riesgos que les atañen. Y eso que, en la mayoría de los casos, las respuestas a esas preguntas no planteadas se encuentran con gran facilidad en las propias redes sociales. Ya sea en Instagram, Twitter o Facebook, y en cuentas cerradas pertinentemente bajo candado, los adolescentes exponen sus vivencias intempestivas sin ningún tipo de pudor ni vergüenza. Sus progenitores lo saben. Pero, hipócritamente, casi siempre prefieren elegir la comodidad que les proporciona ignorar las más que cuestionables acciones de sus consentidos vástagos antes de enfrentarse al problema de raíz.

TU HIJO expone, con suma elegancia y frialdad, algunas de estas situaciones en la gran pantalla. José Coronado, en un personaje propio de la escritura decadente del mismísimo Paul Schrader, interpreta de forma admirable a un prestigioso doctor que, de la noche a la mañana, ve cómo su primogénito (Pol Monet, uno de los mejores y más carismáticos actores del panorama juvenil cinematográfico), un muchacho de apenas 17 años, risueño y lleno de ilusiones, queda en estado vegetativo después de una brutal paliza callejera. Desesperado, se sumerge en los ambientes nocturnos de la ciudad con el fin de esclarecer el caso, introduciéndose en un territorio de lobos capaz de despertar en sus entrañas un instinto de venganza desconocido hasta entonces.

Miguel Ángel Vivas, autor de la asfixiante Secuestrados, es el encargado de retratar, sin remordimientos y con una amargura difícilmente soportable, este viaje a los infiernos sin billete de vuelta. Lo cuenta con sentimiento, con maestría, con una veracidad que hierve la sangre. Su último acto, de gran valentía escénica, puede dejar exhausto al espectador menos experimentado. Nada es gratuito ni tramposo en este espléndido trabajo. De hecho, es fácil que nos resulte familiar el marco en el que se mueve la película, una Sevilla contrastada por la luz de sus amaneceres y el ritmo ecléctico de la madrugada. Y mucho más reconocer, estupefactos y con el corazón en un puño, algunas de sus interesantísimas y desoladoras reflexiones finales.

Anuncios