Archivo para Tyler Perry

EL VICIO DEL PODER (Vice)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , on enero 8, 2019 by Gonzalo Contreras

TEMED AL HOMBRE SILENCIOSO

La gran apuesta convirtió a Adam McKay, realizador cultivado en el Saturday Night live y en la farsa más absurda y gamberra, en uno de los directores más prometedores y versátiles del panorama actual. Ironía, sátira y grandes dosis de mala leche se daban en una cinta engendrada en estado de gracia, muy reconocida en su momento con numerosas candidaturas en los premios de mayor renombre pero no tan recordada como merece en la actualidad, espejo de la Crisis económica que asoló el planeta a principios de milenio, la tiranía de la Bolsa norteamericana y los carroñeros que manejan sin pudor el dinero de los contribuyentes. Precisamente, el mayor acierto del film, maquillado con una cantidad abrumadora de datos y cifras macroeconómicas, residía en el tono jocoso implícito en su modélico guion, siendo difícilmente imaginable visualizar esta escalofriante historia en otro género diferente al de la propia comedia.

Idénticas muestras de ingenio narrativo y talento se dan cita en EL VICIO DEL PODER (Vice), el nuevo proyecto cinematográfico de McKay y hermano político de su anterior largometraje. Conocedor de los méritos de aquel, el cineasta elige la opción más satisfactoria en esta brillantísima y espeluznante aproximación al todopoderoso Dick Cheney y, por ende, a la cara oculta de la historia norteamericana coetánea: alejarse lo menos posible de las directrices satíricas que adornan sus relatos más celebrados añadiendo, si cabe, mayores porciones de manipulación audiovisual con el fin de potenciar el mensaje (auto)crítico sobre la clase política vigente. Incluso, vuelve a apostar por dos de sus actores fetiche: Christian Bale, colosal en el papel del vicepresidente, hombre en las sombras del nefasto presidente Bush Jr., bebedor empedernido en sus años mozos y pieza ejecutora, por intereses consabidamente económicos, de las famosas armas de destrucción masiva, y el siempre espléndido Steve Carrell en el papel del no menos inefable Donald Rumsfeld.

Secundada por una abrasiva Amy Adams en su enésimo intento de alcanzar la estatuilla dorada, la película, de marcado y orgulloso carácter antirrepublicano (sin caer jamás, eso sí, en la demagogia egocéntrica de los últimos trabajos de Michael Moore), supone una perversa bomba de relojería cinematográfica, valiente en sus conclusiones, hipnótica y aterradora en sus teorías de base. Y como revelador y sobresaliente contrapunto final, no duda en enviar varios dardos envenenados a los votantes estadounidenses, responsables últimos de la elección de estos desalmados, más pendientes de preservar la cultura del ocio que de desenmascarar su verdadero y espeluznante rostro.

Anuncios

NINJA TURTLES: FUERA DE LAS SOMBRAS

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , on junio 16, 2016 by Gonzalo Contreras

PASATIEMPO DE OTRA ÉPOCA

tortugas 2

Más que proceder del cómic de origen, reducido a círculos indies, la popularidad de las tortugas ninja vino marcada por la serie de dibujos animados de finales de los ochenta y la adaptación cinematográfica creada en los estudios  del recordado Jim Henson. El espíritu socarrón, irreverente y mal hablado de los quelonios (“de puta madre” era su emblema grupal), todo un imán para los más pequeños de la casa, y el buen ojo comercial del creador de Los teleñecos atrajeron a niños de medio mundo (y a sus sufridos padres) convirtiéndolo en todo un icono pop de la época, tan espectacular que, a día de hoy, cuesta encender semejante fenómeno más allá de su contexto sociocultural.

tortugas ninjaLa nueva entrega, ejecutada con tan solo dos años diferencia respecto a la primera resurrección y tan innecesaria como las dos secuelas que engendró la original, no busca otra cosa más que explotar las gallina de los huevos de oro a través de un pasatiempo marcado por la nostalgia más efímera y vacua. La aglutinación de efectos CGI, cortesía de la siempre desproporcionada inventiva de Michael Bay, de una aparatosidad alarmante, acaba lastrando un producto tan desfasado que, posiblemente, no comulgue con las preferencias de las nuevas generaciones. Y es que, no nos engañemos, el espectador último de esta película es aquel que de niño disfrutó con las frenéticas aventuras animadas, y ese chaval tiene ahora, como mínimo, treinta años y alguna que otra cana en su cada vez más reducida melena. Y lo peor de todo, sentido común.

PERDIDA (GONE GIRL)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , on octubre 5, 2014 by Gonzalo Contreras

gone girl

Cada nueva película de David Fincher es, en sí, un acontecimiento cinematográfico. Y la verdad, asumiendo que es el realizador de algunas de las más importantes y geniales obras de las últimas tres décadas, a nadie debería de extrañarle. Como los grandes artistas tiene la excepcional habilidad de imponer su particular visión del mundo con extraña belleza, manipulando (en el buen sentido de la palabra) y moldeando la realidad de tal forma que el espectador no pueda apartar, ni por un momento, la vista de su creación. PERDIDA, su última y extraordinaria cinta, no es una excepción.

gone girl 2Sin llegar a considerarse una película de género, Fincher aterroriza con su particular visión de los medios de comunicación y del matrimonio, aquí expuesto como la más perturbadora y retorcida de las instituciones. Qué digo aterrorizar, acojonar. Exhibe brillantemente la simpleza y, a su vez, enorme complejidad del ser humano en sus dos versiones, ambas marcadas por unos vicios, pautas y limitaciones tan evidentes como perversas de reconocer. Y como espectador excepcional, paradójicamente, encontramos a la prensa sensacionalista, descrita con una ferocidad apabullante, carroñeros de las miserias y hábiles manipuladores (como Fincher) de la realidad, revestidos de falsos profetas y arropados por una audiencia millonaria, tan cínica como los propios medios. Pero lo mejor del film, si cabe, se esconde en sus pequeños y devastadores zarpazos, en esas frases que esconden verdades demasiado grotescas (y elocuentes) para ser aceptadas por el personal, en esa comicidad tan burlesca como macabra y real. En resumidas cuentas, en el rompedor estilo Fincher.

gone girl 3No sé si será su mejor película, aunque admito que el impacto inicial está a la altura del que en su día me provocaron la sobresaliente Seven y la no menos impactante Zodiac. Por lo pronto, no me la puedo quitar de la cabeza. O mejor dicho; no quiero quitármela de la cabeza. Si son de los afortunados que no han devorado las páginas de Gillian Flynn, les recomiendo que no lean absolutamente nada de la historia que encierra su nuevo trabajo. Ya saben aquel dicho de que la curiosidad mató al gato. De hecho, el mayor favor que se le puede hacer a esta grandísima película es hablar lo menos posible de su argumento. Lo resumiremos, si les parece, en que todo resulta perfecto: su atmósfera, la tensión y el desasosiego constante que ahoga al espectador, la música, las interpretaciones (sí, incluido Ben Affleck, malpensandos)… Háganme caso y déjense llevar por el maquiavélico juego que nos propone el director. Observen cada detalle, cada subyugante y enfermiza vuelta de tuerca, cada uno de los magistrales planos que nos regala este erudito del cine. Y después, denle mil vueltas a lo que sus ojos han presenciado. En el café, con los amigos o, mejor aún, en plena soledad, cómanse la cabeza y desgarren su poderosa y afilada fisionomía. Les aseguro que van a asistir a una experiencia inolvidable.