Archivo para Viola Davis

VIUDAS

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , on noviembre 29, 2018 by Gonzalo Contreras

CUATRO MUJERES Y UN DESTINO

Cuatro películas componen la carrera del reconocido director Steve McQueen. Cuatro películas bendecidas por la crítica, brillantes a nivel técnico, trufadas de sugerentes ideas en donde el cómo importa más que el contenido mismo de las cintas. Hunger, además de descubrir el inmenso talento de Michael Fassbender, supuso una carta de presentación modélica, durísima en sus ambiciones, plausible en su ruptura con los aspavientos propios de una ópera prima. Shame, su mejor trabajo con diferencia, confirmó su valía como cineasta, adentrándonos en un descenso a los infiernos sin moralejas ni redenciones de terribles consecuencias. Los premios llegaron de la mano de su Pasión fílmica Doce años de esclavitud, un buen trabajo, quizá algo sobrevalorado, tan apabullante en términos cinematográficos como extenuante en lo personal.

VIUDAS constata la profesionalidad audiovisual de uno de los directores más interesantes del panorama actual. Y eso que lo que cuenta no es nada nuevo. La historia, basada en una miniserie británica de 1983 en la que cuatro mujeres deciden unirse para saldar las deudas heredadas de sus difuntos maridos, criminales sin escrúpulos en el pasado, la hemos visto cientos de veces en papel, tanto en su aproximación al cine de autor como en vertientes mucho mas comerciales. Tampoco sus personajes rezuman un encanto particular. Lo que cambia, gracias a la magnífica director de McQueen, es el tono, la forma, la estupenda narrativa con la que está filmada. Y por supuesto sus actrices, todas arrebatadoras, todas formidables, en especial una Viola Davis pletórica, capaz de otorgar una nueva dimensión al relato contado.

Anuncios

ESCUADRÓN SUICIDA (SUICIDE SQUAD)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , , , , , , on agosto 5, 2016 by Gonzalo Contreras

Y TODO SIGUE IGUAL

Suicide Squad

En una decisión que no deja de sorprender a los sectores más críticos, los precursores de la nueva franquicia de superhéroes de DC Comics (llámense Zack Snyder, ejecutivos de Hollywood o Warner en general) han decidido preservar la estética y el hilo argumental que iniciaran en la fallida (pero loable) Man of Steel y desarrollaran, con mucha mayor amplitud de miras y ambición cinematográfica, en la polémica Batman Vs. Superman. Y eso a pesar de su cuestionadísima acogida entre los espectadores, mayoritariamente detractores de un espectáculo demasiado influenciado por los desaires de Christopher Nolan, siempre aparatoso y apático, tan relamido como burlesco.

Suicide SquadESCUADRÓN SUICIDA se ajusta, pues, al engranaje continuista de la aventura que uniera a lo dos superhéroes más representativos de la cultura estadounidense. Los más entusiastas del invento se frotarán las manos y aullarán de placer aunque, seguramente, su falta de pretensiones será un obstáculo para llevarla a los altares; por contra, los que repudiamos la epopeya que hacia de las madres el germen de la verdadera amistad no dejaremos de percibir los mismos errores conceptuales: un distorsionado montaje que parece más un trailer de dos horas que un largometraje; personajes introducidos con calzador, siempre arrinconados y al servicio de la actuación estelar de los pupilos y un innecesario oscurantismo conservador y blandengue (Will Smith haciendo nuevamente de padre protector, a pesar de sus tendencias homicidas; la ensoñación diarreica de Harley Quinn) cuando, en este caso, la historia pedía a gritos irreverencia, toneladas de humor negro y algún que otro vertido de hemoglobina.

Víctima de la necesidad de encontrar un target que no le corresponde, la nueva entrega del universo heroico queda reducida, finalmente, al típico pasatiempo adornado con luces de neón y música omnipresente al servicio de un guión que se acomoda, hasta extremos alarmantes, y más en una aventura supuestamente transgresora como la aquí presentada, a la plantilla estándar del subgénero (esto es, presentación de personajes/ conflicto/ batalla final). Paradójicamente, se beneficia de aquello que los defensores considerarán su talón de Aquiles: la falta de un interés mayor que la de evasión momentánea. Dicha característica, unida a la presencia de Margot Robbie, ya enaltecida como icono pop de la década, y una fantástica y gélida Viola Davis, el as que debería haber representado un decepcionante y abigarrado Jared Leto en el papel de Joker, encuadran a Escuadrón suicida en los cánones de blockbuster demandados por la mayoría de espectadores en estas fechas estivales. Con sus pros y contras, por supuesto. Sobre todo contras.

LA DESAPARICIÓN DE ELEANOR RIGBY (THEM)

Posted in Críticas (Estrenos) with tags , , , , , , , , , on septiembre 29, 2014 by Gonzalo Contreras

LUCIÉRNAGAS EN LA NOCHE
DESAPARICION 2

No es casual que esta película retome el nombre de la protagonista de una preciosa y no tan conocida canción de Los Beatles. Como en aquélla, LA DESAPARICIÓN DE ELEANOR RIGBY habla sobre la soledad humana. Un aislamiento en este caso autoimpuesto, buscado por una mujer cuyo mundo se desvanece, de la noche a la mañana, tras un sufrir un cruel golpe del destino. Ni sus padres, ni mucho menos su marido, por el cual siente un amor sincero, son capaces de acceder a ella y liberarla de su particular encierro.

DESAPARICIONEste proyecto fue concebido originalmente como un díptico de cuatro horas, dos reservadas a la perspectiva de la protagonista, Jessica Chastain (ELLA), y las otras restantes a la visión del personaje que interpreta McAvoy (ÉL). Dos formas de mirar el deterioro de un matrimonio caído en desgracia finalmente agrupado, por obra y gracia de los temidos hermanos Weinstein, en un único largometraje con el sobrenombre de THEM (Ellos). Y aunque posiblemente carezca de la ambición inicial y haya perdido parte del encanto de tan insólita iniciativa, el resultado final no puede ser más notable: Benson, en su primera película como director, ha sabido transmitir esta historia de aflicción y superación con una calidez especial, apostando por sólidos diálogos rebosantes de romanticismo y grandes verdades. No busca hacer mella en el dolor,  importándole más la evolución interior de sus personajes principales que el devastador motivo por el cual se separaron.

DESAPARICION 3Chastain y MacVoy, ambos espléndidos, otorgan fulgor y oscuridad a la pareja protagonista, caras opuestas de un mismo sufrimiento destinadas a estar juntas pero incapaces de mirarse a los ojos sin sentir dolor por ello. En sus pieles se masca la desesperación, y también unos miedos reales al creer que jamás volverán a recuperar ese “lugar maravilloso” que ambos crearon. Un mundo de ensoñación, por cierto, recuperado hábilmente por el director a modo de prólogo, en una emotiva escena culminada con una frase premonitoria de lo que está por venir: “Sólo hay un corazón en este cuerpo. Ten piedad de mí”. A su lado, un elenco de auténtico lujo formado, entre otros, por William Hurt, la musa de Haneke Isabelle Huppert (copa de vino en mano en cada aparición) y la siempre estimulante presencia de Viola Davis.

La honradez de la propuesta desemboca en uno de los desenlaces más bellos del cine romántico reciente, de una sutileza a todas luces admirable, a merced de las impresiones extraídas por cada uno. Al igual que en la reciente Boyhood, sólo el tiempo tiene el poder de asentar nuestros sentimientos más profundos. Y sea cual sea el final que se escoja, todos ellos están cargados de verdadera esperanza.